ENTREVISTA | POR HÉCTOR GONZÁLEZ

Desde hace 20 años, el regiomontano Armando Alanís Pulido descubrió la eficacia de usar los muros como hojas de papel. Su proyecto Acción Poética, ha crecido a tal punto que actualmente no es extraño que lo inviten a distintos países para intervenir bardas y paredes. En paralelo, su carrera literaria no cesa y recién publica Balacera (Tusquets). Todo es parte de lo mismo, dice, de lo que él llama “vivir poéticamente”.


Armando Alanís Pulido: Hace falta poner la poesía a la vista de todos

Armando Alanís Pulido: Hace falta poner la poesía a la vista de todos
Armando Alanís Pulido: Hace falta poner la poesía a la vista de todos

Desde hace 20 años, el regiomontano Armando Alanís Pulido descubrió la eficacia de usar los muros como hojas de papel. Su proyecto Acción Poética, ha crecido a tal punto que actualmente no es extraño que lo inviten a distintos países para intervenir bardas y paredes. En paralelo, su carrera literaria no cesa y recién publica Balacera (Tusquets). Todo es parte de lo mismo, dice, de lo que él llama “vivir poéticamente”.

¿Hace cuánto que no escribe un verso en un muro?

Pinto todos los domingos desde hace 20 años, ha sido parte de mi vida.

¿Lo han detenido?

En Monterrey, no; pero sí en Tijuana. Me invitaron a intervenir el muro fronterizo. Por lo general lo hago a la luz del día, pedimos permiso y el perdón, cuando es necesario. 

Tampoco lo habrán puesto a pintar una barda de las que interviene.

No, todo ha fluido muy bien. La gente y los lectores nos hablan para ofrecer sus casas, patios, parques. Nos invitan a poner frases de prevención del delito, de promoción de valores, tratamos de darle un sentido poético a todo.

¿De dónde le vino la idea?, ¿pintaba las paredes de su casa?

Se me ocurrió porque creo que hace falta poner la poesía a la vista de todos. Ahí está el germen de todo y del supuesto mito cultural de no-lectura de los mexicanos. Si llevas el verso a la calle lo ve más gente, se expone y se mediatiza.

¿Le ha funcionado con alguna chica?

La poesía se puede utilizar para muchas cosas y siempre tiene buenos resultados.

¿Desde cuándo escribe poesía?

Desde la secundaria, se ha convertido en mi oficio y lo asumo con responsabilidad y honestidad. Trato de vivir lo más poéticamente que se pueda.

¿Qué es vivir poéticamente?

Ser honesto, coherente, encontrar y disfrutar la belleza todos los días y en todas partes.

¿Cómo sabe cuando un verso no es solo una ocurrencia?

Es un riesgo que hay que correr, porque hay líneas que se quedan en el mal chiste; confío en mi percepción y en mi bagaje. El arte y el periodismo siempre corren el riesgo.

¿Nunca le han respondido un verso?

Acción Poética tiene eso: puedes intervenir los versos, ignorarlos, hacerles cualquier cosa. Pocas veces ha pasado eso, pero cuando sucede aguanto y entiendo que el texto ya no es mío.

¿Pero nunca le respondió un mensaje algún criminal?

Que yo sepa, no. Y ni me quiero enterar.

Si pudiera ir a escribir algo al Palacio de Gobierno de El Bronco, ¿qué pondría?

Haría un juego con su frase “A jalar que se ocupa”. Aunque Acción Poética no se mete en la política, me gustaría convencerlo de que leyera poesía, creo que le haría bien. Como ciudadano de Nuevo León se lo diré tarde o temprano, hay maneras de encontrarlo.

A Hugo Chávez le dieron Las venas abiertas de América Latina, ¿usted qué libro le daría al Bronco?

Le daría algo de Octavio Paz, no sé si lo entendería; también le regalaría la Antología General de la Poesía Mexicana para que empiece a sensibilizarse. Estoy seguro de que pronto tendré un encuentro con él, espero platicar y convencerlo de que haga cosas más poéticas de las que ha hecho.

¿Le gustan los narcocorridos?

Me gusta la música norteña, pero escucho de todo. Desde pequeño escuchaba a Los Tigres del Norte y al Piporro. Incluso tomo algunas cosas de ellos para mi bagaje al momento de escribir, pero prefiero el rock en español. Soy de los noventa, de Soda Stereo a Caifanes; de la avanzada regia que le aportó mucho al rock mexicano y ahora viene una nueva avanzada regia pero en literatura.

RECUADRO:

Nació en Monterrey en 1969. Ha publicado los libros Saltos en la LunaGritar por poder gritar, Los delicados escombrosNada que ocultarRevivir entre los vivos, entre otros. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Experimental en 2009 y el Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén en 2008. Es el fundador y coordinador del proyecto Acción Poética, que está presente en más de 30 países. En 2005 la Universidad Autónoma de Nuevo León le concedió el Premio a las Artes por su trayectoria literaria y en 2010 la ciudad de Monterrey lo reconoció con la medalla al mérito cívico Diego de Montemayor.