El éxito de lo distinto: "Guten tag, Ramón" 

El cineasta mexicano y autor de la película, Jorge Ramírez Suárez, habló acerca de la "receta" que le dio popularidad a una cinta sobre migrantes, que cuenta una historia rosa sin violencia.
Jorge Ramírez Suárez, cineasta mexicano.
Jorge Ramírez Suárez, cineasta mexicano. (Gilberto Lastra)

Durango, Durango

"Guten tag, Ramón" del cineasta mexicano Jorge Ramírez Suárez, es una cinta que pretende romper con las historias desgarradoras del fenómeno migratorio en el país y en el mundo, además encontrar nuevos lenguajes de fraternidad fuera del idioma de las personas.

Durante su visita a Durango, el guionista radicado en Europa profundizó sobre la concepción de la cinta y la favorable respuesta que ha tenido tanto en nominaciones como en audiencia.

"La violencia es muy fácil de vender", insistió al ser cuestionado sobre si otros cineastas han abordado el tema del narcotráfico o las historias de sangre en sus obras.

Alemania es un país con políticas públicas de avanzada en el tema migrante, y en base a esto se le pregunta cómo nace la idea de conjuntar el asunto migratorio con este entrañable lenguaje de la amistad que se percibe en la película.

Explicó que luego de vivir 5 años en los Estados Unidos y 15 en Alemania, conoce la diferencia entre países, porque en la unión americana no se les permite la legalización luego de estar en el país del norte, asunto que en Alemania sí.

"Es el país en Europa que más apoyo tiene para los migrantes. Que es la gran discusión, porque Inglaterra quiere dejar la Unión Europea, porque no quiere aceptar los migrantes africanos que Francia y Alemania y otros países sí aceptan".

Pero, recuerda que más allá del contexto político europeo: "yo quería contar una historia de amistad. Porque he visto a estas personas de la tercera edad (en Alemania) que están muy solos".

"Y que están ávidos de dar amor a alguien y no lo tienen. Su seguridad social está cubierta, tienen dinero. Lo que les falta es familia. Hay que compararlo con un vital: con un muchacho, simpático que baila. Me pareció perfecta la combinación".

Y relata que desde el momento de la planeación del guión, el protagonista debería ser un muchacho del norte de México.

Es momento en el que conoce Durango, y decide realizar la filmación en el poblado Casa Blanca. "En un lugar de donde salen de México. Un sitio con pocas oportunidades".

Asegura que este es el punto de quiebre con otras películas, el no recrear una historia donde son asesinados los migrantes y el infierno que pasan para llegar a los Estados Unidos. "Porque también hay otros testimonios de éxito. Porqué no contar que alguien le fue bien".

Ramírez Suárez recordó que durante la hechura del guión platicó con migrantes tanto en Europa como en México, incluso, se topó tras la presentación la cinta, con el testimonio de un mexicano que le sucedió lo mismo que al protagonista de la película, Ramón, interpretado por Kristian Ferrer. Y remata que ahora, este mexicano es un próspero empresario de tortillas.

"En el país se ha visto a su manera y qué mejor fuente que los criminales y el narcotráfico. El ser humano es violento por naturaleza, pero también hay bondad y somos amigos. Tenemos esta parte humana, solidaria".

"La violencia es muy fácil de vender", insistió al ser cuestionado sobre si otros cineastas han abordado el tema del narcotráfico o las historias de sangre en sus obras.

Además que en los Estados Unidos el lenguaje de la violencia en las cintas en una constante que en México se replica.

"En el país se ha visto a su manera y qué mejor fuente que los criminales y el narcotráfico. El ser humano es violento por naturaleza, pero también hay bondad y somos amigos. Tenemos esta parte humana, solidaria".

La respuesta

Sobre en qué lugar tuvo más eco la cinta, el director comentó que México fue el sitio donde más respuesta se tuvo, porque se colocaron más copias en los cines, y aún así, se abrieron más salas.

Incluso, en Latinoamérica la respuesta fue buena porque se tuvo que ampliar el número de funciones para la demanda que se logró de la cinta.

Lenguajes que se encuentran

Ramírez comentó que en Alemania, las escuelas de baile para adultos mayores son un punto de encuentro, porque los germanos no cuentan con la cadencia natural de los hispanos. Y en el momento que conocen al protagonista les piden que los enseñe.

El guión

Finalmente Ramírez recuerda que a pesar de varias nominaciones a los premios de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográfica, el perfil de la cinta y sus elementos no cuadran y es por eso que no se logró ganar.

Pero, recordó que la academia americana de cine, luego de hacer una evaluación sobre la respuesta de Guten Tag, Ramon, le solicitó el guión de la cinta para que forme parte de acervo.