Representan la Guelaguetza en el Paseo Madero

Integrantes del grupo de danza "Tonancinamáitl" presentaron bailables de las ocho regiones de Oaxaca, quienes lanzaron al público, dulces y alimentos elaborados en ese Estado.
El evento se denomina "Domingo en el Cerro, una Guelaguetza en Madero".
El evento se denomina "Domingo en el Cerro, una Guelaguetza en Madero". (Sergio Enrique Guajardo)

Francisco I. Madero, Coahuila

Ante varios centenares de maderenses interesados en preservar las tradiciones prehispánicas mexicanas, el grupo de danza "Tonancinamáitl" representó la Guelaguetza, a través del cual se presentaron bailables de las ocho regiones de Oaxaca.

Previo al comienzo de representación, el alcalde David Flores Lavenant, quien estuvo en la celebración acompañado de su esposa, la presidenta honoraria del DIF, Bibí Delgado de Flores, resaltó el esfuerzo que hacen la Presidencia Municipal, el DIF y la Casa de la Cultura por ofrecer cada domingo el Paseo Madero, cuyo objetivo principal es el de contribuir a la integración familiar.

Antes del término del festival se hizo el anuncio de que el año entrante se hará un esfuerzo por traer a esta ciudad la Guelaguetza original, la que se presenta cada 365 días en Oaxaca.

Denominado el evento "Domingo en el Cerro, una Guelaguetza en Madero", durante el mismo los jóvenes que conforman la agrupación dancística encabezada por Raúl Macías, ofrecieron a centenares de asistentes ocho cuadros de igual número de regiones de Oaxaca.

El primero fue el de "La Diosa Centéotl", siguieron "Las Chinas Oaxaqueñas", "Fandango de Varitas", "Sones de San Pedro Pochutla", "Jarabe Mixteco", "Flor de Piña", "Sones Miahuatecos" y finalmente "Sones y Chilenas de Santa Catarina Juquila".

Entre cuadro y cuadro, los mismos integrantes lanzaban a las gradas al público, frutas y alimentos que se elaboran en varias regiones de Oaxaca, como cacao y pan dulce.

La festividad inició a las 9:00 horas, con la actuación del mariachi "Azteca", el cual deleitó en la parte inicial del evento a los concurrentes, cuyo número fue aumentando paulatinamente conforme avanzaban la horas.