Mozart, música del paraíso

La pianista Guadalupe Parrondo se presentará con Vladislav Badiarov el próximo viernes a las siete de la noche en la Sala Manuel M. Ponce y el domingo a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Arte.
Guadalupe Parrondo.
Guadalupe Parrondo. (Especial)

Como una "aventura loca", califica la pianista Guadalupe Parrondo el ciclo de diez conciertos con todas las sonatas y variaciones para piano y violín de Wolfgang Amadeus Mozart, que inició la semana pasada en la Sala Ponce del Palacio de Bellas Artes. La serie concluirá el domingo 9 de noviembre a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Arte.

La pianista dice en entrevista que el revistar las partituras para este proyecto se encontró con "unas sonatas muy complejas y difíciles". Von vehemencia, asegura que "es preciso tener muy buenos dedos para tocar a Mozart, cuyas sontas son de una energía contenida y hay que cuidar cada dedo, pues es como si cada uno tuviera su propio cerebro. Me siento plenamente identificada con las sonatas, en las que uno parece no hacer nada, pero hace mucho. El esfuerzo físico contenido, la claridad de la ejecución, la articulación de los dedos es un trabajo arduo, y eso me gusta."

Uno de los problemas que enfrentan los músicos al tocar las obras de Mozart, asegura la pianista, "es saber respetar los silencios, porque un silencio de corchea no es igual a un silencio de negras. Estoy muy contenta de haber hecho el primer concierto con el violinista Mykyta Klochkov, desde la primera leída de la primera obra tocamos lo que está en la partitura. El señor tiene un super oficio y un gran respeto por la música. La próxima semana tocaré con Vladislav Badiarov y la siguiente con Igor Ryndine, también rusos, músicos de una gran disciplina."

La música de Mozart, indica Guadalupe Parrondo, "es la música del paraíso. Ya con eso lo digo todo. Sus obras son de una plenitud, de una simpleza y una belleza que me encantan. A estas obras hay que meterles cabeza y trabajarlas mucho. Por eso me da gusto que los tres violinistas han tenido la voluntad para estudiar, porque no todos los instrumentistas tienen el tiempo, el gusto o el interés. Creo que ellos estarán igualmente complacidos, como yo con esta serie de conciertos."

La pianista se presentará con Vladislav Badiarov el próximo viernes a las siete de la noche en la Sala Manuel M. Ponce y el domingo a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Arte. Nacido en Nalchik, Rusia, Badiarov es egresado del Colegio Adjunto al Conservatorio Estatal Tchaikovsky en Moscú. En 1991 ingresó a la Orquesta Sinfónica Nacional y ha colaborado con la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez, la Orquesta Sinfónica del Estado de Querétaro y la Capella Guanajuatensis.