Normativa se contradice en algunos puntos: artista urbano

No existe coordinación entre diversas áreas de gobierno por ese tema, pues es frecuente que algunas dependencias acudan a borrar los graffitis que llegan a costar hasta 500 pesos.
Artistas urbanos ven contradicciones en reglamento para regular graffiti.
Artistas urbanos ven contradicciones en reglamento para regular graffiti. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

De acuerdo con el artista urbano Israel "Vleer" Herrera, el Reglamento para Regular el Graffiti en Torreón resulta contradictorio, pues no ven la creación de espacios o programas para la profesionalización de esa actividad.

"Un grafitero no tiene razón para quedar nada más en eso, pues puede ascender a diseñador o comunicólogo. Pero carecen de espacios y recursos por lo que su alternativa es ir y pintar una barda”, explicó.

“En el Distrito Federal y está Guadalajara hay un colectivo llamado Germen que trabaja con los gobiernos estatales, federales y municipales. Estamos hablando de millones de pesos en recursos para hacer macromurales”.

Expuso que no existe coordinación entre diversas áreas de gobierno por ese tema, pues es frecuente que algunas dependencias acudan a borrar las manifestaciones artísticas que algunos plasmaron hasta con un costo de 500 pesos.

“Al mismo tiempo que te otorgan un espacio van y te lo tapan. Por ejemplo me si me dan la autorización para que pinte y luego va Urbanismo a limpiar lo que hice y eso orilla a algunos jóvenes a lo ilegal”, expuso.

En ese sentido, resaltó que un punto pendiente en la normativa consiste en garantizar los derechos del artista urbano, es decir, comprometer a las autoridades que no pueden cambiar de opinión una vez que brindaron la autorización.

“Para estar en paz y bien con todos es complicado tener el permiso, además de que falta ver qué hay después de eso y dónde están tus derechos. Cambia la administración y todo”, declaró.

“Vleer” considera que la normativa aprobada a mediados de julio de 2014 e implementada a comienzos de noviembre de ese año tiene como principal falla que no fue difundida y casi nadie la conoce.

“Para tener un reglamento la sociedad debe de conocerlo y no es así. Exagerando puedo decir que soy de los pocos que lo sabe, pues unos amigos en un proyecto pedimos un espacio y los encargados de eso nos dijeron molestos que si no me daban la autorización me van a meter a la cárcel”, dijo.

El artista urbano indicó que en otras partes del país existen avances en cuanto a darle su espacio al graffiti y citó el ejemplo de una organización que promueve la creación de murales que previamente fueron socializados con los pobladores de alguna colonia o barrio.

En contraste, afirmó que en la Comarca Lagunera y Torreón todavía falta mucho para llegar a eso, sin embargo el primer paso para lograrlo sería que las autoridades tuvieran ganas de hacerlo.

“Hace falta interés de parte de los que están al frente y arriba, es decir, que tengan conocimiento de lo que significa el graffiti”, dijo