“La Gorda feisbuquera: es inteligente y perversamente divertida”

Carmen Alarcón, autora de más de 12 Libros de artista, participa en Folia, la Primera Feria Internacional de Libro de Artista con este personaje que además difunde y alimenta por la red social. 
Carmen Alarcón ha producido por lo menos 12 libros de artista.
Carmen Alarcón ha producido por lo menos 12 libros de artista. (Chema Martínez)

Guadalajara

“Los lectores dicen que regresó más sexy, más cachonda. La gorda feisbuquera, es esa mujer que no es delgada, porque ya no puede serlo y eso no le impide gozar de una gran cantidad de seguidores y enamorados. Nació hace tres años, se fue de vacaciones y acaba de regresar” Carmen Alarcón (Guadalajara; 1954), se refiere al personaje que le ha dado vida en un Libro de Artista y que difunde y alimenta desde su página personal del Facebook.

 Alarcón viene de participar en Folia, la Feria Internacional del Libro de Artista que se realiza esta semana en el Cabañas. Además de La gorda feisbuquera, tiene en su haber una producción que incluye  al menos 12 libros de artista, seis libros intervenidos, seis scetch book, cuatro álbums de viaje, cuatro álbums ilustrados, y catorce libros de “La verdadera historia de los cuentos clásicos”.  Con más de 100 exposiciones colectivas y una cincuentena individual, Alarcón es una artista gráfica que realiza investigación de técnicas no tóxicas desde su Taller de investigación gráfica, es editora de la publicación Grafilia desde hace diez años, y apoya la formación de nuevos talentos con becas financiadas por su fundación. Con más de 30 años de profesión, su obra gráfica es heredera de la mejor pintura mexicana, en la que con mucha frecuencia los títulos juguetones e irónicos, completan el sentido de la propuesta visual.

 ¿Cómo nació La gorda feisbuquera?

El proyecto surge a partir de ver a mi hija chismeando la vida ajena en el feis; se me ocurre que las redes deberían ser utilizadas para algo más. Ya antes había estado buscando palabras y titulares del Ocio, buscando algo que fusionara palabra e imagen, y se me ocurrió crear un personaje. La trabajé en el formato de Libro de artista. La subo a mi muro, sin sitio aparte, fue creciendo dentro de mi página, sacarla no me suena: finalmente la gorda soy yo. Y cada una de las que me leen. Que puede estar gorda, delgada, es la mujer moderna, divertida, actual. Esa mujer cuyas mamás no nos entienden, y las chavas actuales tampoco entienden, que los cambios que ellas disfrutan los hicimos nosotras. Es una mujer perversamente divertida y perversamente inteligente. La gorda me cuenta la historia. Entonces voy a mi caja y escojo los recortes, y de ahí se va armando.

¿Escritura automática?

Exactamente. Y luego en el feis las respuestas de los lectores van haciendo el resto. Por ejemplo la gorda tiene un enamorado que le escribe poemas maravillosos. Para la edición impresa seleccionaré ese tipo de comentarios.

¿Qué le pasa a la artista gráfica que utiliza la red?

Crece.  Estoy lejos de pensar en que el arte tiene que surgir como una relación utópica del artista con el lienzo. El arte es comunicación, tiene que tener un sentido y si utilizamos lo que la modernidad nos brinda, estaremos más llenos y más plenos.

Las respuestas del público, ¿le han generado una idea?

Me ha permitido pensar en una obra como Libro de artista. Las conversaciones que tiene con el público me han llevado a hacer más de 90 imágenes de La gorda. Pero si hablas de

el cambio que se puede llegar a generar, no lo vas a ver reflejado en la obra, porque la obra es el reflejo de la actitud de la persona. La red es como gran galería, y eso tarde o temprano es un aprendizaje. Exponer siempre te deja algo.

¿Cuál es esa actitud que define su obra?

Soy entregada a lo que hago, y me comunico con lenguaje diferente al oral. Pero a veces tengo pleito con la palabra y la imagen. Soy inquieta, demasiado ebullición. Soy una artista que sigue aprendiendo.

¿Qué diferencia hay entre las cosas que expresaban las mujeres cuando comenzó a pintarlas y las de ahora?

Son más atrevidas, más osadas, siguen siendo eróticas, lúdicas divertidas, maduras. Siguen siendo las mujeres que surgen de mi interior, dentro de mi plástica están insertas en ese tema de modernidad. Pinto mujeres, pinto gordas, quizá pintándome a mí misma, reflejando el mundo que tengo, el mundo que pienso, que siento, estoy siendo alguien que estoy participando mi forma de ser.

¿Aspira a que su obra provoque un cambio en la gente?

Claro, aspiro que por mi obra haya comunicación. Mover alguna fibra sensible de tu ser para decir me gusta, no me gusta. Se trata de decir algo, porque no decir nada es como no existir.