Google desarrolla lentes de contacto que miden la glucosa

Tienen incrustado un chip inalámbrico y un sensor, lo que les da la capacidad de medir el azúcar a través de las lágrimas; envían información al smartphone.
El prototipo ya ha pasado diversos estudios de investigación clínica.
El prototipo ya ha pasado diversos estudios de investigación clínica. (Jeff Chiu/AP)

México

Google anunció que trabaja en el desarrollo un dispositivo diseñado para ayudar a las personas que padecen diabetes; se trata de unos lentes de contacto capaces de medir los niveles de azúcar en la sangre, a través de las lágrimas, y advertir a la persona cuando hay algún problema por los niveles de glucosa, lo que representa un potencial alivio para millones de diabéticos que tienen que pinchar sus dedos para extraer su sangre hasta 10 veces al día.

Los dispositivos están equipados con un chip inalámbrico y un sensor, incluidos entre dos capas de material de un lente blando de contacto.

Según Google, este dispositivo electrónico en miniatura es capaz de detectar los niveles de glucosa obteniendo la información de las lágrimas, posteriormente los lentes de contacto envían los datos a una aplicación de smartphone a través de una antena más fina que un cabello humano.

Los prototipos que se manejan pueden generar una lectura de los niveles de glucosa por segundo y la intención de la compañía californiana es que se puedan utilizar como un sistema de advertencia para el paciente diabético.

“Estamos explorando la integración de minúsculas luces LED, que podrían encenderse para indicar que los niveles de glucosa están por encima o por debajo de ciertos umbrales”, informó la firma.

El proyecto se encuentra aún en “sus inicios”, si bien la empresa tecnológica ha informado en su blog oficial que el prototipo ya ha pasado por diversos estudios de investigación clínica y que trabajan con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), organización estadunidense encargada de la aprobación de medicamentos.

Sin embargo, Google ha hecho públicos sus planes para buscar socios que puedan comercializar los lentes de contacto inteligentes y que puedan desarrollar aplicaciones para que tanto paciente como médico sean capaces de manejar sus datos.

“Estamos en conversaciones con la FDA, pero aún queda mucho trabajo por hacer para convertir esta tecnología en un sistema que la gente puede usar. No vamos a hacer esto por sí solo: tenemos la intención de buscar socios que son expertos en la oferta de productos como éste al mercado. Estos socios utilizarían nuestra tecnología para los lentes de contacto inteligentes y desarrollar aplicaciones para el usuario.

“Siempre hemos dicho que íbamos a buscar proyectos que parecen un poco especulativos o extraños, y pensamos que valía la pena éste, tras la declaración de la Federación Internacional de
 Diabetes, que señaló que el mundo está ‘perdiendo la batalla’ contra la enfermedad”, explicó la firma en el comunicado.

Esta alternativa ayudaría en su lucha diaria a miles de enfermos ya que, según informa la empresa en el texto que difundió, “aunque algunos usan los monitores de glucosa, con un sensor incrustado debajo de la piel, las personas con diabetes todavía deben pincharse el dedo. Es perturbador y doloroso. Como resultado, muchas personas con diabetes checan su glucosa con menos frecuencia de lo que deberían”.

La idea de los lentes de contacto inteligentes nació en el laboratorio Google X, cuyos ingenieros también son responsables del coche sin conductor, las Google Glasses o los globos diseñados para llevar internet a lugares donde es complicado que llegue la señal.

Nacida como una empresa de internet dedicada a las búsquedas, Google ha diversificado su investigación y su negocio a áreas diversas que van desde la movilidad a la energía pasando por la salud.

LANZAN ROBOEARTH

Científicos en Europa anunciaron el lanzamiento de RoboEarth, un nuevo sistema que acelerar el desarrollo de robots para el servicio a humanos. Especialistas de cinco importantes universidades técnicas en el continente se reunieron en Holanda esta semana para el lanzamiento y para demostrar las posibles aplicaciones.

La primera: la tarea aparentemente sencilla fue llevar un vaso de leche a un paciente en una habitación de hospital.

El sistema ha sido descrito en ocasiones como una Wikipedia para robots, permitiéndoles —a ellos o a sus programadores— usarlo para información. En una demostración en la Universidad Técnica de Eindhoven, RoboEarth instruyó inalámbricamente a un robot llamado Avi que debía determinar la distribución de una habitación, incluyendo la ubicación de la cama de un paciente y la de un envase de leche.

El proyecto llevó años de preparación y recibió 5.4 millones de dólares en fondos de la Unión Europea para proyectos interrelacionados en el conglomerado tecnológico Royal Philips NV y universidades en Holanda, Alemania, España y Suiza. (AP/Holanda )