Glucosa, esencial para la función adecuada del cerebro: especialista

Deben revisarse las estrategias de hacer deporte y beber solo agua.
No todos los niños pueden realizar las mismas actividades.
No todos los niños pueden realizar las mismas actividades. (René Soto)

Madrid

Las estrategias aplicadas en México para que los niños consuman solo agua en el recreo y practiquen algún deporte deben ser revisadas por las autoridades, porque ese sector de la población requiere ejercitarse de acuerdo a sus capacidades, además es necesario el consumo de glucosa para que el cerebro funcione adecuadamente, coincidieron los especialistas que participan en el primer Congreso Internacional de Hidratación, que se realiza en Madrid, España.

Ana Adan, académica del Instituto de Investigación en Cerebro Cognición y Conducta de la Universidad de Barcelona, explicó que de no consumir agua, la capacidad cognoscitiva es afectada en lo referente a  velocidad y precisión, además de que se cometen más errores.

Se afectan las tareas de memoria a corto plazo, cuesta recordar una lista de palabras o números; esto se registra hasta con uno por ciento de deshidratación.

Destacó que en los últimos tres años, se han realizado progresos en los trabajos sobre deshidratación y el funcionamiento del sistema nervioso y cómo afecta al cerebro en tareas complejas; los resultados demuestran que con deshidratación la actividad cerebral es mayor, porque tiene que rendir, “el cerebro hace un esfuerzo mayor para trabajar igual”.

Si la deshidratación es constante y mayor a 4 por ciento, advirtió, se puede tener cambios funcionales permanentes y anatómicos.

El agua, dijo, rehidrata, pero se ha visto que “el tomar glucosa en pequeñas cantidades para el sistema nervioso tiene un beneficio tremendo, se realiza un esfuerzo menor de trabajo para rendir igual, por ejemplo con la cafeína y la combinación de dulce”.

Con respecto a la reglamentación en las escuelas primarias de México de solo consumir agua en el recreo, consideró que” si se les permitiera beber jugos, el cerebro funcionaría mejor”.

Puntualizó que los refrescos “no son malos y se pueden tomar  uno o dos”.
Señaló que es mejor tomar un refresco que no tomar nada de líquidos, pero advirtió que no debe ser en exceso.

En entrevista Socorro Coral Calvo Bruzos, de la Facultad de Ciencias, de la Universidad Nacional de la Educación a Distancia, señaló que a los niños “se les tiene que mover” porque en la actualidad solo están frente a la tv, la computadora o en los juegos y tienen un rechazo para hacer ejercicio.

Para la académica, los programas de las escuelas en México, referentes a que todos los niños practiquen el mismo deporte en sus clases de educación física, no es lo correcto, porque tienen diferentes cualidades y esto puede provocar que se opongan a realizar algo que no les gusta.

De ahí que sea necesario revisar las estrategias sobre este tema; en España, solo 50 por ciento de los niños realiza ejercicio de intensidad.

En el Congreso de Hidratación se presentó el libro Alimentación y nutrición en la vida activa: ejercicio físico y deporte, elaborado por especialistas y coordinado por Calvo Bruzos.