El tesón de Gloria Contreras

Danza.
Integrantes del taller coreográfico de la UNAM.
Integrantes del taller coreográfico de la UNAM. (Especial)

Ciudad de México

El viernes 24 de octubre se realizó en el Museo de Culturas Populares un homenaje al maestro Guillermo Arriaga quien falleció el pasado mes de enero. Por otro lado, el domingo 16 de noviembre, en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, habrá una función especial por el 80 aniversario de la coreógrafa Gloria Contreras.

Ambas personalidades son figuras relevantes por su aportación artística al arte de la danza y, sobre todo, por el compromiso con el México de su tiempo. La obra de Arriaga estuvo vinculada con la construcción de una identidad progresista del México posrevolucionario; la de Gloria Contreras ha mantenido una estrecha relación con el pulso de un acontecer mundial y nacional. Hoy más que en cualquier otro momento se hace necesaria la voz de artistas comprometidos con la temperatura de su entorno. Tal vez no se trate ya de momentos relacionados con caudillos icónicos como Emiliano Zapata, que el maestro Arriaga reflejó en su magistral obra acompañada de Tierra de temporal, de José Pablo Moncayo, pero hoy como nunca necesitamos piezas vinculadas con las pulsiones del México de abajo, que parece no haber cambiado mucho desde aquellos años en que el caudillo gritó que la tierra es de quien la trabaja.

En días aciagos como los que hoy vivimos, la comunidad artística podría mirar los ejemplos creativos de Guillermo Arriaga o Gloria Contreras, quien en su diario plasmó una especie de poética de su danza: "Necesito ser yo y vivir intensamente; aprendiendo a crear, no con libros, técnicas y en estudios cerrados, sino mirando hacia el mundo exterior, con sus miserias y calamidades... Me atemoriza convertirme en una presunta artista que habla mucho y no dice nada".

Cómo hacen falta obras con la intensidad y pasión de Sensemayá, que Gloria Contreras compuso para reflejar el drama del racismo y la irracionalidad frente a lo diferente; Solo para un ángel contemporáneo, que dedicó al Che Guevara, o Danza para mujeres, que en épocas muy tempranas reivindicó el derecho de la mujer a ser y existir desde su condición femenina: "Esa mujer participa en la vida, su lugar no es solo su hogar; es también lo que está afuera".

¿Por qué no indignarse hoy a través de una obra como Integrales, que Gloria Contreras creó al saber de la masacre de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, sobre la música de Varèse?

Tal vez el mejor homenaje sea recapitular sus obras y reivindicar los discursos revolucionarios que subyacen en cada una de ellas. Un gran homenaje será mirar su ejemplo de empatía con los dolores de abajo.

Hoy es digna de festejar una vida dedicada no solo a la danza, sino entregada al arte para los demás. Coincido con la maestra cuando plantea que "El arte no tiene valor cuando es producido para uno mismo. Mi trabajo es para otros". Gracias a este empeño, su Compañía cumple 92 temporadas ininterrumpidas, con público aficionado a la danza, música de variados estilos y formación de bailarines e intérpretes. Ojalá Gloria Contreras sume su voz a la indignación que hoy recorre el país de la mejor manera que sabe hacerlo: a través de su creación dancística. A pesar de todo, en estos días podemos festejar el 80 aniversario de una mujer que se definiera a sí misma de la siguiente manera: "¡Yo soy solo una bailarina con tesón, con voluntad y energía!". Feliz cumpleaños, maestra.