Gilberto Prado recuperará "las firmas del cerdito feliz"

El escritor habló de su relación epistolar con el uruguayo Eduardo Galeano y dijo que tiene pensado hacer un libro con los temas tratados, aunque necesita las cartas que él envió a Sudamérica.
Gilberto Prado Galán, escritor lagunero y columnista de Milenio.
Gilberto Prado Galán, escritor lagunero y columnista de Milenio. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

Con un ensayo inédito sobre Sor Juana Inés de la Cruz, con poesía madurando debajo de la manga y con poemínimos, microrelatos y aforismos esperando publicación, el escritor Gilberto Prado Galán se enfocará en recuperar las conversaciones que sostuvo a través de cartas con el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

En un catálogo de actividades literarias, Prado Galán ha considerado realizar incluso un libro sobre deportes, una antología de columnas deportivas que tentativamente llevará el nombre "Sobre héroes y hazañas", privilegiando el box, el futbol soccer y el béisbol.

"Tengo muchos ensayos sobre escritores, tengo un largo ensayo sobre "Primero Sueño" de Sor Juana Inés, es inédito".

"Tengo otro ensayo sobre "Muerte sin fin" (de José Gorostiza). No he vuelto a escribir poesía porque eso que dicen, de que la poesía te llega y te seduce y que tú no puedes decir, hoy voy a escribir un poema, es verdad, no podemos forzar la maquinaria de la poesía", comentó.

Sin embargo el escritor cuenta con poesía inédita que realizó tras la muerte de su madre, ocurrida en el año 2008 y que mediante la utilización de un palíndromo tituló "Arde ya la hiedra".

"Puedo decir que hasta historias cortas como la columna "Sobre héroes y hazañas", o crónicas, o el ensayo se me da muy fuerte, palíndromos, pero una novela es muy complicado para mí. Lo intenté pero siento que no soy un buen narrador".

Lleno de sorpresas y dificultades literarias que se le presentan como un estimulante, Gilberto Prado Galán estableció que compartió una relación epistolar con Eduardo Galeano, misma que piensa hacer pública a través de un libro.

"Yo tuve una relación epistolar con Eduardo Galeano, varias cartas de él tengo y en una de esas cartas me dice que a "Las palabra andantes" le había puesto primero "Americuentos", pero él dice que los libros buscan su propio nombre y que era horroroso lo de "Americuentos" pero que le llegó la iluminación del propio libro diciéndole "Las palabras andantes".

Gilberto Prado coincidió y dijo que a lo largo de los años en que ha desarrollado el ejercicio de la literatura, se ha dado cuenta de que el escritor no puede proponerse ser sin contar con una vena narrativa.

"Yo he escrito algunos esbozos de novela pero creo que no sería un género que yo practicaría con felicidad nunca, porque sé cuáles son mis limitantes".

Respecto a su relación con Galeano y las cartas, Gilberto Prado dijo que podría ver a la viuda del escritor uruguayo en la Feria del Libro de Guadalajara, para decirle que le interesa la publicación pero que necesita la contraparte, es decir, las cartas que le envió a su esposo.

"Yo tengo siete cartas de Eduardo Galeano, el número es emblemático. Se truncó la comunicación en el 2004 porque entre la penúltima y la última carta, se tardó muchísimo tiempo en responderme, no sé cuántos años".

"Me decía que viajaba mucho, 'Perdona mi falta de señales de humo, hasta ahora me acordé que te debo una carta' y tal y yo pensé que no lo debía agobiar".

Galeano le decía la verdad. Entre sus múltiples ocupaciones, viajes e invitaciones, aún se daba tiempo de escribir cartas en papel rematándolas con su firma y un cerdito feliz.