Gerardo Moscoso: teatro en zona de riesgo

El dramaturgo es director de la compañía La Gaviota, de San Pedro de las Colonias, Coahuila, reino de la migración y la heroína.

Durango

La Muestra Nacional de Teatro no solo permite ver varias puestas en escena, sino conocer a algunos de los directores, dramaturgos y actores más relevantes del país. Este es el caso de Gerardo Moscoso, director de la compañía de teatro coahuilense La Gaviota, la cual trabaja en el municipio de San Pedro de las Colonias, Coahuila, con actores que no son profesionales.

Gerardo, quien nació en el seno de una familia paterna franquista y materna republicana, también es el responsable de manejar el Teatro Salvador Novo, ubicado dentro del Centro Cultural Comunitario Pilar Rioja, así como del proyecto escénico Libertad tras las rejas, del Cereso de Torreón.

Moscoso estudió Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela. Fue uno de los fundadores del Partido Comunista Gallego y de la primera Fundación Lagunera de Lucha contra el Sida. Cantante, galeno de rodajes cinematográficos y alumno de Ludwik Margules, la vida teatral de este hombre ha sido completamente azarosa.

Antes de fundar La Gaviota —que se llama así por la obra de Antón Chéjov—, el cantante pasó una vida llena de aventuras que lo mismo lo llevó a un internado de hombres que al exilio político en Ginebra, a ser portador del VIH Sida desde hace 23 años, a tomar una escuela de Medicina el 26 de abril de 1968, junto a unos 600 estudiantes, y a grabar su primer disco en
Barcelona, en el sello discográfico Dicsa, el mismo que por aquel entonces grababa a Joan Manuel Serrat, en septiembre de ese año.

La Gaviota, cuenta Moscoso en entrevista con MILENIO, se creó hace 12 años. Su primer nombre fue La Acequia, con la cual participaron en la Muestra Nacional de Teatro de 2003. Esa primera experiencia como director de una compañía joven le permitió enfrentarse a su antiguo maestro: Ludwik Margules.

Margules y Moscoso trabajaron durante mucho tiempo juntos. Después de verlo actuar en la obra Seis personajes en busca de un autor, de Luigi Pirandello, en 1989, el dramaturgo de origen polaco le consiguió a Gerardo una beca en el Núcleo de Estudios Teatrales.

Entre Margules y el director del Teatro Salvador Novo había tanta confianza que el segundo se convirtió en médico de la familia de Ludwik. Pero cuando preparaban la puesta en escena Antígona, la cual se estrenarían en Nueva York, el dramaturgo polaco presionó tanto a Gerardo que éste decidió abandonar los ensayos del montaje: “Recuerdo que al salir del ensayo estaba tan molesto que me subí a mi coche, un Volkswagen Sedán, y choqué el suyo. Lo llevé a su casa, lo dejé, y me fui a un hotel de Valle de Bravo al que íbamos con mis padres y hermanas cuando era chico”.

Despertó a las tres de la tarde. Se levantó de la cama, tomó su coche y se fue a Torreón, donde vivía su madre, sin pasar por la Ciudad de México: “Cuando me enteré de que Ludwik iría a ver mi obra a la Muestra Nacional de Teatro me puse nervioso, y me escondí en la cabina del teatro”, recuerda.

Antes de viajar a Coahuila había visto a un psiquiatra que le ordenó alejarse inmediatamente de Margules porque tenía VIH y había bajado 20 kilos, lo cual era peligroso para su salud: “Haga lo que le digo: soy el psiquiatra de Margarita Sainz”, le mencionó. Margarita también se había alejado de Ludwik por la presión que éste ejercía en ella, comenta Moscoso.

Una vez en Torreón y superada la burocracia cultural local, dominada por las esposas de los funcionarios, el dramaturgo logró establecerse e iniciar su proyecto teatral: primero con La Gaviota, después con el Teatro Salvador Novo y, finalmente, con el proyecto actoral Libertad tras las rejas, en el Cereso de esa ciudad.

“La Gaviota está conformada por gente que no es profesional de la actuación. Se ubica en el municipio de San Pedro de las Colonias, uno de los lugares con mayor consumo de heroína del país, que ha sido golpeado por la migración. Cuando llegué hice una convocatoria a la que arribaron un montón de jóvenes, a quienes, para empezar a trabajar, les di una copia de varios poemas de León Felipe”, comenta el director de teatro.

En 2007, esta compañía viajó a Galicia, España, donde dio 18 funciones presentando Los perros y El árbol, de Elena Garro; Los camaleones, de Óscar Liera, y Antología rota, versión libre de los poemas de León Felipe.

Poco después, funcionarios del gobierno de Coahuila le pidieron al intérprete que diera una función especial para cinco personas en el Teatro Salvador Novo. Gerardo buscó al director del entonces Centro de Innovación Artística Pilar Rioja, sitio donde se encuentra este espacio, el cual le negó la posibilidad de actuar ahí, por lo que tuvo que hablar con las autoridades del Teatro Nazas para que se lo prestaran. La Gaviota montó Los perros. Las cinco personas del público eran familiares del ex gobernador Humberto Moreira.

En marzo de 2009, Moscoso fue nombrado director del Teatro Salvador Novo, y poco después del nuevo Centro Cultural Comunitario Pilar Rioja. Según dice, por los talleres de teatro, pintura, música, danza y acuarela que se imparten en ese espacio han pasado 400 o 500 personas, y a muchos les ha servido para alejarse del narcotráfico y tener una oportunidad diferente para su vida.

:CLAVES

ANTECEDENTES

La Gaviota tiene 10 obras en su repertorio y se ha presentado en Galicia, España.

Gerardo Moscoso fue secretario de agitación y propaganda del Partido Comunista Gallego.

Es un activista social por los derechos de las personas contagiadas de VIH Sida.

Fue médico en su exilio en Ginebra, donde atendió, entre otras personas, al general que mandó asesinar a Ernesto Che Guevara.