Gays varones quieren ser padres biológicos únicos

Matrimonios homoparentales promueven la federalización de la ley de Tabasco: que se suprima el reconocimiento de maternidad que tiene la mujer que renta el útero.
Boda colectiva entre personas del mismo sexo en la Ciudad de México.
Boda colectiva entre personas del mismo sexo en la Ciudad de México. (Nelly Salas/Archivo)

México

Un colectivo de parejas gays varones propuso cambios al Código Civil y a la Ley General de Salud, a fin de que aparezcan sus apellidos en el acta de nacimiento de sus hijos, lo que representa el reconocimiento como padres biológicos y únicos, pues actualmente aparecen como padres adoptivos.

Gabriela García, presidenta y fundadora de la organización Pronto Nacerán Nuestros Hijos (Pronanhi) A.C., explicó que la comunidad de parejas homoparentales promueve que se generalice en el país lo que ya se hace en Tabasco en materia de reproducción asistida.

Se alquila un útero, se le implantan embriones con el semen de ambos padres sin que haya exigencia de reconocimiento de maternidad de la mujer, como sucedía antes.

“En Tabasco se permite el contrato entre particulares para lograr una maternidad gestante sustituta”, acotó; aunque es un avance importante, la mayor limitante está en el acta de nacimiento en la que solo aparece el nombre el padre biológico, ignorando a su pareja gay.

Destacó que actualmente existe una serie de iniciativas en Sinaloa y en el Estado de México, en las que se está impulsando que a las parejas de varones se les otorguen los beneficios del matrimonio igualitario y se cumpla con el derecho constitucional de decidir el número de hijos que desean tener, recurriendo a las técnicas de reproducción asistida.

Casos similares

Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), se calcula que en México existen unas 172 mil familias homoparentales con hijos, es decir, parejas del mismo sexo; sin embargo, no todas tienen a sus hijos registrados.

En la Ciudad de México, desde el año 2012, parejas de mujeres han conseguido mediante amparo sentar precedente en el Registro Civil al lograr obtener actas donde el hijo tiene el apellido de ambas madres, desapareciendo con ello la palabra del padre como sucedía con el formato tradicional.

Pero en el caso de los varones, abundó, la legislación es restrictiva; “estamos siguiendo en Pronanhi el juicio que promovió una pareja de varones en el Distrito Federal para que en las actas de nacimiento de sus hijos, una niña y un niño, nacidos en junio de 2014, aparezcan los apellidos de ambos como padres biológicos y desaparezca la leyenda de padres adoptivos”.

Existe un “hueco en la Ley General de Salud que todavía establece la palabra parir, propiciando que en el acta de nacimiento deba de aparecer de manera forzosa el nombre de la mujer que subrogó su vientre o lo prestó”.

La ley, en este caso, exige un útero, una mujer y un acta de alumbramiento. Una pareja de varones no puede cumplir con esas condiciones, por lo que la alternativa que les propusieron es que les cedieran a los niños en adopción. Algo que atenta contra sus derechos.

“Ellos están luchando para que aparezcan en el acta como padres biológicos de sus hijos a los que no han registrado y, por lo mismo, carecen de acceso a los servicios de salud y de educación públicos. Como papá y papá. Finalmente son hijos nacidos con el material genético de ellos”.

La pareja, agregó, evidentemente se ha negado a que se les practique a los menores una prueba de ADN que establezca quién de los dos resulta, a los ojos de las autoridades, el padre biológico. “Ellos aportaron material genético. Hubo trasferencia de dos embriones con semen de un padre y también del otro; por eso abogan para que aparezca en el acta de nacimiento el apellidos de los dos como padres”, aclaró.

Con base a ello, agregó, interpusieron una controversia ante tribunales y actualmente organismos de derechos humanos están apoyándolos en su petición, porque en el fondo se está vulnerando los derechos de los niños, los cuales, no tienen acceso al Seguro Social.

Existe una alianza de varias organizaciones civiles que pugnan para que se respeten los derechos de los hombres que desean ser padres.

En Pronanhi, otra pareja de varones ya inició un proceso para alquilar un útero cumpliendo con todos los requisitos esenciales, como estar sanos. Aquí hay otro punto, la reproducción asistida resulta más cara con respecto a las parejas heterosexuales o de lesbianas. Los gastos llegan a superar 700 mil pesos entre el tratamiento y el acuerdo.