Gabo también impactó en el mundo del teatro

Una de las obras del autor más representadas en la escena es "Cien años de soledad"; la mayoría de los montajes ha sido en Colombia.
Su relación con el teatro y la ópera resultó satisfactoria.
Su relación con el teatro y la ópera resultó satisfactoria. (Octavio Hoyos)

México

La obra de Gabriel García Márquez no sólo ha impactado el mundo literario. El teatro estuvo presente en su vida, ya sea porque escribió el montaje o sus novelas inspiraron distintas puestas en escena.

En 1988, en Buenos Aires, Argentina, se estrenó su único monólogo: Diatriba de amor contra un hombre sentado, que fue reestrenado en 1994 en el Teatro Nacional de Bogotá, Colombia. La obra revive la historia de una relación de pareja acomodada del Caribe, justo en el momento en el que el matrimonio se desmorona lentamente. 

Al respecto, la investigadora Priscila Meléndez, de la Universidad de Pensilvania, escribió en el artículo: La retórica del performance en Diatriba de amor contra un hombre sentado, de García Márquez, publicado en el número 196 de la Revista Iberoamericana, de la Escuela de Artes y Ciencias de la Universidad de Pittsburgh: “Los
estudiosos de la afamada y extensa obra narrativa y periodística del colombiano Gabriel García Márquez han puesto el énfasis crítico en conceptos narratológicos como ‘lenguaje’, ‘textualidad’, ‘narración’, ‘discurso’ y ‘autoridad’, entre muchos otros que permean su obra. Sin embargo, la publicación y representación de Diatriba de amor contra un hombre sentado, ha obligado a los investigadores de su obra a cambiar momentáneamente de discurso para enfrentarse con las realidades físicas y visuales del teatro, y con las complejas estrategias comunicativas de éste. Entra así García Márquez en un medio artístico en donde su sagacidad lingüística e imaginativa tiene que conjugarse con realidades igualmente importantes como lo son las espaciales, dialógicas, cinésicas, histriónicas y de dinámica física”.

OTRAS OBRAS

En 1991, Juan Carlos Moyano adaptó y dirigió en Colombia el espectáculo de teatro callejero Memoria y olvido de Úrsula Iguarán, basado en la novela Cien años de soledad, que presentó en el Festival Internacional de Manizales. En 2000, Jorge Alí Triana estrenó en el mismo país la versión teatral de Crónica de una muerte anunciada, adaptación de la novela homónima del autor latinoamericano.

Jaime Díaz Quintero, dramaturgo y director de teatro, escribió  el 17 de agosto de 2007, en el periódico Cartagena en línea, que en Colombia han habido numerosas puestas en escena de las novelas de García Márquez, como El Coronel no tiene quien le escriba, montada muchas veces desde que la dirigiera por primera vez Luis Alberto García en la Universidad de América de Bogotá. También se han registrado incontables adaptaciones de los cuentos Los funerales de la Mamá Grande, entre las cuales se puede mencionar la del grupo teatral de la Universidad Nacional, y la del Teatro Estudio Universidad de Cartagena en 1971, adaptada y dirigida por Alberto Llerena.

“El grupo El Local, de Bogotá ofreció largas temporadas con La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, dirigida por Miguel Torres. El colectivo teatral de la Universidad del Atlántico, bajo la dirección de Teobaldo Guillen, presentó El otoño del patriarca en 1983; La hojarasca fue puesta por el Teatro Estudio TECAL”, reseña el también crítico teatral.

El especialista recordó en su texto que la Fundación Mapa Teatro de Bogotá, dirigida por Rolf y Heidi Adderbalden, presentó en el Quinto Festival Iberoamericano de Teatro: Un señor muy viejo con unas alas enormes, montaje conjunto entre el grupo colombiano y la compañía india Puri Sai Duraigami: “La puesta en escena plantea un encuentro de poéticas de dos culturas diferentes, por medio del lenguaje teatral”.

Díaz Quintero comentó en su artículo que la Fundación Iberoamericana de Teatro de Investigación realizó La casa, adaptación de Cien años de soledad, por Esteban García, sobrino del escritor colombiano, quien también interpretó al
coronel Aureliano Buendía, siendo el director David Gurji.

En países como Rusia también se han presentado obras de teatro basadas en novelas de Gabriel García Márquez. La Compañía de Teatro Experimental de Moscú, bajo la dirección de Viacheslav Spesivtsev, estrenó en 2007 Cien años de soledad. El mismo montaje estuvo 1995 en México, cuando el dramaturgo regiomontano Luis Martín invitó a la agrupación moscovita para que se presentara en 10 ciudades.

:CLAVES

INSPIRÓ ÓPERAS

Florencia en el Amazonas, 1991, pieza con libreto de Marcela Fuentes-Berain, basada en la novela El amor en los tiempos del cólera.

Eréndira, 1992, con música de Violeta Dinescu, basada en la novela La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada.

Love and other demons, 2008, con texto de Kornél Hamvai, motivada por la novela Del amor y otros demonios.