Furor en Francia por enmienda que amplía derecho al aborto

El parlamento de ese país aprobó un proyecto de ley en el que una mujer puede frustrar el embarazo “si no desea proseguir”.
Protesta en la que usaron los colores de la bandera española.
Protesta en la que usaron los colores de la bandera española. (Gónzalo Fuentes/Reuters )

París

Mientras en España hay un proyecto de ley para limitar estrictamente el derecho al aborto, una polémica sobre la interrupción voluntaria del embarazo arrecia en Francia, donde el parlamento aprobó una enmienda que amplía ese derecho.

La votación del artículo en cuestión del proyecto de ley sobre la igualdad de mujeres y hombres, que suprime la noción de “desamparo” para una mujer que quiere solicitar un aborto, tuvo lugar después de un apasionado debate de más de dos horas.

La enmienda presentada al parlamento preveía que una mujer tiene derecho a abortar si “no desea proseguir el embarazo”, cuando, hasta ahora, la ley estipulaba que debía estar “en situación de desamparo” a raíz del embarazo.

Por el contrario, en España, el anteproyecto de ley del gobierno conservador apunta a restringir el aborto a solo dos casos: cuando hay peligro para la vida o la salud de la mujer y cuando el embarazo es el resultado de una violación que fue denunciada a la policía.

La Asamblea Nacional francesa (Cámara baja) debatió la enmienda que suprimía la condición de “situación de desamparo” para tener derecho al aborto.

La referencia es “obsoleta”, dijo la ministra de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem.

Aludiendo a España, Vallaud-Belkacem estimó que las evoluciones en ciertos países demuestran que “no estamos al amparo de una vuelta atrás de 40 años”.

La socialista Anne Hidalgo, de origen español y candidata a la alcaldía de París, exhortó a las mujeres españolas, especialmente a las de derecha, a movilizarse para defender ese “derecho fundamental”.

El proyecto español se hizo omnipresente en los debates sobre el tema en Francia, como también en las manifestaciones; el domingo, una protesta reunió en París a miles de personas opuestas al derecho de aborto, que desfilaron con los colores rojo y amarillo de la bandera de España

“No estamos en España”

En Francia, una parte de la derecha se opone a lo que considera un cuestionamiento del compromiso que dio lugar, cuando estaba en el poder, a la adopción de la ley de 1975 tras un largo proceso legislativo y debates virulentos.

“Al optar por reescribir la ley de 1975 sobre la interrupción voluntaria del embarazo, se comete una falta moral y política”, estimó el ex primer ministro conservador François Fillon.

“Falta moral porque corre el riesgo de banalizar el aborto” que “debe ser una excepción”. Y “falta política” porque podría “dividir una vez más a los franceses”.

En respuesta, varios diputados del principal partido de la derecha (UMP, oposición) presentaron otra enmienda a la ley, para proponer que la interrupción voluntaria del embarazo deje de ser reembolsada por la seguridad social si la noción de “desamparo” no era mantenida.

Sin querer ir más allá: “No estamos en España”, declaró al diario Le Figaro uno de los diputados autores de la enmienda, Philippe Gosselin.

Pese a la posición de esos diputados, las bancadas de la UMP y del partido centrista UDI votarán mayoritariamente en favor de la supresión de la condición de “desamparo”, anunciaron sus dirigentes.

El jefe de la bancada de diputados UMP, Christian Jacob, desestimó la actitud de los diputados que presentaron la otra enmienda sobre el reembolso, afirmando que es “una iniciativa totalmente aislada”.

Por su parte, la dirigente del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, denunció también el proyecto de la izquierda, afirmado que lleva el aborto a una “banalización total”.

Unos 220 mil abortos se llevan a cabo anualmente en Francia, donde la interrupción voluntaria del embarazo fue legalizada en 1975 y desde enero de 2013 es totalmente reembolsada por el Seguro Social.