Conmueve a teniente preguntas de los niños

Brenda Paulina Vázquez Bonilla forma parte del grupo de militares que explica con paciencia la expo de las Fuerzas Armadas, que llegó a los 44 mil visitantes en su segunda semana en Torreón.

Torreón, Coahuila

La teniente enfermera Brenda Paulina Vázquez Bonilla, atiende al público en la Exposición de las Fuerzas Armadas.

"Somos la primera generación de mujeres que ingresamos a los planteles militares en 2007 , estudié licenciatura en enfermería militar en la Escuela Militar, pero también entraron mujeres a transmisiones, aviación, Heroico Colegio Militar y a la Escuela Militar de Materiales de Guerra".

"Se ha hecho un poco difícil acostumbrarnos a tanto sol y a las tolvaneras, pero son parte de esta experiencia".

Actualmente trabaja en Terapia Intensiva de adultos del Hospital Central Militar en la Ciudad de México. "He tenido oportunidad de seguir en contacto con mis amigas, por el trabajo a veces no, una de mis mejores amigas está en Ensenada, otra en Cuernavaca y una más en Yucatán".

La teniente señaló que a los niños que vienen les ofrece su experiencia en el hospital, historias un tanto difíciles, "pero el poder estar en contacto con los pacientes y ver el resultado final, es muy satisfactorio".

Sobre el rol que desempeñan los jóvenes oficiales del Ejército, la Fuerza Aérea y la Secretaría de Marina Armada, la teniente Vázquez explicó que tienen diferentes funciones, una de ellas es en la exposición y explicar a los visitantes como son.

Sobre las preguntas de los niños, las más frecuentes son: ¿es difícil estar lejos de la familia?, ¿utilizan armas? ¿dónde estudian?

"Es un poco difícil estar lejos de casa, como todo sacrificio tiene sus recompensas y valoras más a tu familia que después de la patria, es lo mas importante. Y se valora más a la familia con detalles como este: cuando voy a ver a mi familia y los disfruto tanto, me acuerdo que cuando mi mamá vio que iba a entrar a un plantel militar, pensó: eres mi hija y te quiero mucho, pero ese día supe que entregaba al Ejército".

"También poder estar en contacto con los pacientes y ver el resultado final, es muy satisfactorio".

Acerca del compañerismo en el Ejército indicó que se convierten en su segunda familia y también los compañeros que están en la exposición se han acercado, tienen una convivencia en un ambiente tranquilo y sano, pasan viviendo mucho tiempo juntos y terminan como una familia.

Al hablar de la relación con losa niños que visitan la exposición, la teniente destacó que los niños se acercan mucho a ellos y es muy emotivo compartir todo lo que viven aquí.

"Es muy satisfactorio y emotivo, una niña me dijo que quería ser como yo cuando crezca, le pregunté, ¿estar en el Ejército? Respondió, sí, pero quiero ser como tú... enfermera militar".

¿Es difícil estar en La Laguna? se le cuestión y Brenda responde emocionada: "se ha hecho un poco difícil acostumbrarnos a tanto sol y a las tolvaneras, pero son parte de esta experiencia. Cuando decían de las lluvias laguneras, nos parecía extraño. Pero ya supimos de qué se trata".