"Las dos Fridas", viajeras frecuentes

La pieza es una de las pinturas hechas en nuestro país más solicitadas por museos extranjeros, lo cual ha implicado un cuidado especial.

México

El cuadro Las dos Fridas, que realizó en 1939 la pintora Frida Kahlo (1907-1954), es una de sus obras de arte que más ha viajado por el mundo: es la pieza que más solicitudes de préstamo registra dentro de la historia del arte en México.

Esta obra cumbre de la artista mexicana es muy buscada por los curadores y los directores de importantes museos del mundo, ya que representa un momento trascendental en su trabajo.

Es tal la importancia de este autorretrato, que en 2005 abrió el pabellón de México en la feria de arte Arco, de España, y no solo eso, sino que los reyes de España, que en ese momento eran Juan Carlos y Sofía, posaron junto a ella para la foto oficial.

Con la experiencia que le ha dado estar en el área de registro de obra del Museo de Arte Moderno (MAM), Marisol Argüelles, la actual subdirectora del recinto, afirma que todas las peticiones que se hacían de obra de Frida Kahlo siempre incluían Las dos Fridas.

“Es la obra icónica de la colección del MAM; ese cuadro lo pintó Frida Kahlo en 1939, después de su regreso a México, tras haber vivido con su esposo Diego Rivera en Detroit, Estados Unidos, y es cuando decidió divorciarse. Fue un momento muy tormentoso en su vida emocional, por ello en la pintura representa un cielo nublado, muy oscuro, muy gris y hasta nebuloso porque encarna el gran conflicto que ella sentía por su divorcio con Rivera”.

Explica que su rompimiento matrimonial se expresa en esta obra con dos imágenes: por un lado la Frida vestida de tehuana que se relaciona con lo mexicano y el mundo indígena, y que era la mujer que Diego quería; por otro, con la Frida mestiza con raíces europeas. En una de las manos pintó un retrato pequeñito de Rivera.

A pesar de que es un cuadro que marcó un punto culminante en el trabajo de Frida Kahlo, la galerista Mariana Pérez Amor dice que Las dos Fridas, pieza a la que califica como emblemática, “fue una obra que no pudo vender de inmediato porque en aquellos años su obra no era tan valorada”.

De hecho, el cuadro estuvo colgado en el estudio de la artista hasta que se la compró directamente el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

En la búsqueda que hace MILENIO para reconstruir las exposiciones en las que se ha mostrado la obra de la pintora en México y en el mundo, la galerista comparte con este diario la foto de la exposición de 1953, cuando el cuadro Las dos Fridas se mostró en la primera exposición de Frida Kahlo en nuestro país, en la Galería de Arte Mexicano, que actualmente dirige.

Las especialistas señalan la fama le llegó tarde a Frida: tuvo su primera exposición individual ya grande de edad, y fue una artista que no vendió su obra como la iba produciendo, quizá por la naturaleza misma de su trabajo, ya que pintaba temas autobiográficos, en un momento en que se favorecía una pintura que tenía que ver con lo nacional, con la gran historia.

Expediente

Por la trascendencia del cuadro Las dos Fridas, las autoridades del INBA determinaron establecer como norma que solo será expuesta donde verdaderamente aporte algo indispensable a nivel curatorial y museográfico. Con esa medida se intenta limitar sus viajes.

Esa determinación se tomó debido a que dicha obra es considerada patrimonio artístico desde 1984. La explicación que da el museo es que es una pieza fundamental para ponerla constantemente en riesgo, ya que durante cada viaje que realiza, puede verse deteriorada; por eso, cuando sale lo hace bajo las condiciones de cuidado más estrictas que existen.

El cuadro Las dos Fridas se encuentra en estos momentos en exhibición en el MAM, en respuesta al público nacional y extranjero que asiste al recinto y que tiene derecho a apreciar la obra.

Marisol Argüelles, subdirectora del MAM, indica que “probablemente el 80 por ciento de la gente que acude a nuestro museo, lo hace porque desea ver Las dos Fridas”.

La obra está en constante exhibición, aunque pasa por periodos de descanso, tomando en cuenta que uno de los principales objetivos del museo es conservar el patrimonio artístico, y la exhibición constante de una pieza la gasta de forma inevitable; por ello, el MAM contempla estrictas medidas de conservación y de exhibición a nivel internacional.

Las dos Fridas viaja con todo y su expediente a cuestas, ya que en los soportes del bastidor tiene los sellos de los museos, galerías y espacios donde se ha presentado, una práctica común entre los departamentos de registro. Pero también ese itinerario lo tiene en su archivo documental el MAM.

“Para nuestra celebración de los 50 años del MAM estamos iniciando una investigación al respecto para contar con la ficha técnica completa de esta obra en particular”, adelantó la subdirectora. 

Detalles de cuidado

La última vez que salió de viaje la obra Las dos Fridas, de Frida Kahlo lo hizo bajo unas condiciones muy estrictas, y se le colocaron aparatos especiales para monitorear todo el tiempo la vibración a la que se somete durante su traslado para medir incluso de forma constante la temperatura y la humedad.

Por supuesto que viaja con comisarios restauradores entrenados en conservación preventiva; además, para su exhibición se solicita un guardia especial para que esté exclusivamente al cuidado de esa pieza.

Un elemento que también se debe cuidar durante la exhibición de ese cuadro es la luz, la cual debe ser tenue para no afectar la obra. Otro aspecto a considerar es la temperatura, la cual reporta diversas variaciones cuando es visitada por mucha gente, “de ahí que el centro de conservación del INBA recomienda que de vez en cuando la pieza se descuelgue y esté en un lugar oscuro para su estabilidad”.

La subdirectora del MAM sostiene que a través de esta obra y de la recuperación del personaje se puede conocer la relación que, como artista, Frida Kahlo tuvo con el mundo intelectual de la época, y como militante y como pareja de Diego Rivera.

Es un cuadro que tiene muchos valores y mucho interés en todos los niveles. “Si nos acercamos al cuadro desde la perspectiva estética, encontramos cuestiones muy valiosas porque se desprende de lo que otros artistas estaban haciendo en ese entonces; es decir, mantiene una cierta independencia. Y si nos acercamos desde el punto de vista histórico, tiene un enorme valor, porque representa un conflicto de un personaje icónico de la pintura mexicana”.

Claves

Una joya

- La obra actualmente se puede admirar en el Museo de Arte Moderno, en la muestra La colección, en tres lecturas diferentes: Estío; Silencio, rumor, grito y Estudio de trazo.

- Se montó en la Exposición Internacional del Surrealismo que se llevó a cabo en la Galería de Arte Mexicano el 17 de enero de 1940.

- Las dos Fridas es la obra más grande, en cuanto a dimensiones, que pintó Frida Kahlo, y  por algún tiempo la pintora la mantuvo colgada en su casa hasta su venta a las autoridades culturales de México.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]