Toledo entrega parte de su legado al INBA

El artista plástico  donará el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo.
Alonso Aguilar, director del IAGO.
Alonso Aguilar, director del IAGO. (Omar Franco)

Oaxaca

En un hecho sin precedente, el artista visual, promotor cultural y activista social Francisco Toledo donará el próximo martes 20 de enero al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) dos de los centros culturales fundados por él: el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, instituciones que resguardan un invaluable legado conformado por obra gráfica, pintura, escultura y una gran biblioteca.

La incorporación del IAGO y del Centro Fotográfico al INBA se llevará formalmente a cabo a las 12:00 horas, en un acto protocolario encabezado por el artista oaxaqueño Francisco Toledo y su familia, así como por Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, y por María Cristina García Cepeda, directora del INBA.

En entrevista con MILENIO, Alonso Aguilar Orihuela, director del IAGO, explica que lo que le interesa a Francisco Toledo es garantizar la preservación de este legado cultural y social, cuya función ha sido acercar a los públicos sureños con un nivel económico tres —es decir, con un salario muy bajo— a conocer obras de Goya, Picasso, Dalí, Posada, Tamayo y Leopoldo Méndez, las que de otra manera solo podrían apreciar si viajaran a Europa.

"Francisco Toledo ha sido muy generoso y desprendido durante toda su vida, y ahora donará al INBA estos dos inmuebles, valuados cada uno en cinco millones de pesos, aproximadamente, uno ubicado en Avenida Juárez 302, y el otro en Macedonio Alcalá 507. Además del inmenso acervo de alrededor de 50 mil libros que ahí se preservan, hay más de 21 mil grabados, incluido el acervo de Jesús F. Gómez. Además, las pinturas y las fotografías que no están contabilizadas en su totalidad".

Aguilar Orihuela menciona que esta quizá sea la mayor donación que el INBA ha recibido, porque se trata de obras artísticas, y de dos importantes inmuebles, aunque eso lo tendría que decir el propio INBA.

"La de Francisco Toledo es una donación inusitada, porque lo que se ha donado a través de la historia ha sido obra plástica o bibliográfica, pero nunca un acervo de tal magnitud y con un prestigio de esta naturaleza, marcado por un enorme capital cultural y social", afirma.

Esta acción ya la había pensado Toledo desde hace cinco años, cuando se planteó cuál debería ser el destino de estas instituciones fundadas por él.

Esta donación, aclara a MILENIO el director del IAGO, no se lleva a cabo, como se ha dicho, "porque blanquearon las cuentas bancarias de Toledo; más bien sus cuentas fueron intervenidas, primero en mayo del 2013 y después en abril de 2014, por un monto de más de 930 mil pesos, por concepto de pago de impuestos que no hizo el contador responsable en su momento".

Después de ese problema, relata, el IAGO estuvo a punto de cerrar, ya que no había recursos para pagar la nómina de los empleados. "Hemos tenido que hacer expoventas navideñas y hasta venta de tlayudas. Por su parte, el maestro Toledo ha diseñado joyería para vender en el IAGO y así obtener recursos", relata Aguilar Orihuela.

"El estado de Oaxaca no apoya a las instituciones impulsadas por Toledo. Con el gobernador Diódoro Carrasco inició y se rompió esa relación; desde esa época no ha habido una participación del gobierno de la entidad. En cambio, el INBA sí ha contribuido: en el 2013 aportó al IAGO 3 millones de pesos, mientras que el maestro Toledo invirtió 3.5 millones de pesos".

El director del IAGO señala que es terrible que Oaxaca se vanaglorie de esta repercusión cultural a nivel internacional y no contribuya realmente a su promoción.

LIBRE PENSADORA

Es voluntad de Toledo que las cosas sigan el mismo curso que él llevó para impulsar el desarrollo de ambos recintos culturales, subraya Aguilar Orihuela.

"Es de interés del maestro Toledo que al IAGO lo pueda seguir manejando la Asociación Civil Amigos del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, con el fin de vigilar que se cumplan sus designios. Puedo decir que el INBA ha sido muy cordial y comprensivo en ese sentido".

La condición que pone Francisco Toledo para hacer esta donación es que se mantenga la gratuidad del IAGO y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo A. C., así como el mantenimiento y exhibición del acervo. Además, que la institución siga siendo libre pensadora, y que esté abierta a las diferentes corrientes de pensamiento.