'Universo Francisco Tario', viaje sin escala de Alejandro Toledo

Pese a que las obras de Tario fueron creadas al margen de la fama y el éxito, le permitieron a Toledo tener un íntimo acercamiento para exponerlas fidedignamente.
 El autor con su obra coeditada por Conaculta y La Cabra Ediciones.
El autor con su obra coeditada por Conaculta y La Cabra Ediciones. (Especial)

México

Un mundo húmedo, susurrante y pleno. Un mundo de fosforescencias extrañas, de monstruos casi divinos, de sombras gráciles que se deslizan sin ningún ruido, de mujeres azules y hombres con escamas rojas, de copas cargadas de sal. Un mundo de floraciones perpetuas; de miradas inalterables; de paz y regocijo continuo". Este es el mundo de Francisco Tario (1911-1977) que nos invita a conocer Alejandro Toledo en Universo Francisco Tario (Conaculta/La Cabra Ediciones, 2014).

Pese a que las obras de Tario fueron creadas al margen de la fama y el éxito, le permitieron a Toledo tener un íntimo acercamiento para exponerlas fidedignamente. Con absoluta fiabilidad se reconstruyen las condiciones tanto sociales como psicológicas que acabaron por volver a Tario un referente ineludible de las letras mexicanas al producir un quiebre en la férrea costumbre de elaborar anecdotarios de temas tradicionales para construir territorios excepcionales.

Toledo pretende rescatar todo lo que muestre a Tario como la fuerte figura que fue intelectualmente. La franqueza de sus argumentos engalanan el relato, que da cuenta de las transformaciones simbólicas del escritor desde su tierna infancia hasta la madurez más rotunda. Se enfatiza que los esfuerzos de Tario se concentraron en su capacidad intuitiva para narrar y ofrecer aproximaciones a lo sustancialmente humano, que fue una tarea que le exigió una capacitación aprendida en las apabullantes y geniales tertulias a las que acudía.

Con ayuda de diversas memorias, Toledo toca las fibras ocultas del personaje, despojándole de cualquier convención social que pudiera opacar el temperamento enrarecido que lo guiaba en la escritura. Los tremendos esfuerzos físicos que hacía con tal de mantener en forma la mente desembocan en el afán de sorprender al lector, buscando tonos y atmósferas extraordinarias.

Texto lleno de hallazgos, personajes y fotografías —que en algunos capítulos lleva a una reflexión lírica y en otros se convierte en un diario de correrías mordaz—, es sin duda un gran impulso para aproximarse al personaje poderoso y desconcertante que fue Francisco Tario.