Los "Fotógrafos de agüitas" son exhibidos en el museo

Si bien la muestra es para todo público, Chabaud considera que los jóvenes pueden ser los más interesados, pues podrán conocer un México que ya no existe.
Un oficio en vías de extinción.
Un oficio en vías de extinción. (Especial)

México

En un momento en el que los celulares han suplido a las cámaras fotográficas profesionales, la artista Elsa Chabaud le recuerda al público mexicano  —en especial a los jóvenes— que alguna vez estuvieron de moda los fotógrafos de la calle: aquellos que en una plaza pública capturaban la imagen de quien se lo pedía.

En las 80 imágenes que desde ayer se exhiben en el Museo Archivo de la Fotografía en la exposición Fotógrafos de agüitas, se pueden ver los parques y las plazas públicas que la fotógrafa recorrió en busca de estos personajes para poder plasmar una imagen sobre su oficio.

Los negativos fueron tomados originalmente entre 1983 y 1984 para hacer un fotoreportaje que le solicitó la Casa del Lago. Después de haber hecho el trabajo, Elsa quedó tan fascinada con el tema, que profundizó en él hasta hacer su tesis de licenciatura, la cual espera publicar el próximo año.

“Este es un fotoreportaje que pretende describir la vida de los fotógrafos: ¿cómo trabajaban, cómo eran sus cámaras, sus telones y toda su parafernalia?”, expresó.

Si bien la muestra es para todo público, Chabaud considera que los jóvenes pueden ser los más interesados, pues podrán conocer un México que ya no existe, donde se ve el esfuerzo que estos artistas tenían que hacer al trabajar.

Para la artista, lo que más llama la atención de estos personajes es su carácter aguerrido: “Actualmente con tu celular haces una foto; antes, estos hombres tenían que cargar todo un cajón con su cámara, telones, cubetas y hasta un caballo de utilería. Además era gente que viajaba, porque el país estaba salpicado de fiestas religiosas y en ellas encontraban mucho trabajo”.

“Este tipo de fotógrafos viajaban todo el año. Había incluso quienes decidían quedarse en la Alameda Central, la Villa de Guadalupe y Xochimilco. Su trabajo fue heroico”, comentó.