Formas de interpretar el pasado

Las leyendas de este viejo sector de la ciudad se remontan a los primeros años de la Colonia y sus relatos se extienden hasta los años posteriores a la Revolución Mexicana.
Actualmente, los giros comercial y habitacional comparten el área.
Actualmente, los giros comercial y habitacional comparten el área. (Carlos Rangel)

Monterrey

Sus calles, paredes, puertas y ventanas cuentan su pasado, pero es a través de los cuentos y leyendas que la historia del Barrio Antiguo perdura hasta nuestros días.

Las leyendas de este viejo sector de la ciudad se remontan a los primeros años de la Colonia y sus relatos se extienden hasta los años posteriores a la Revolución Mexicana.

“El túnel de la Catedral al Obispado”, la mujer que fue enterrada en la pared de su domicilio o el general que se pasea por las calles de esa zona es una muestra de cómo el Barrio Antiguo preserva su historia a través de narraciones orales, opina el investigador Eduardo Cázares Puente.

“Es una forma de querer interpretar un pasado, querer entenderlo o dar una versión de esa historia pero queremos hoy ponerle una cereza a ese pastel para que luzca más”, dice.

Varios historiadores han recopilado vía testimonios orales, historias o relatos fantásticos de la ciudad. Un caso es el libro Leyendas de Nuevo León, de la historiadora Lilia Villanueva de Cavazos, donde se documentaron algunos.

Hoy es posible caminar las calles de este sector, que abarca las calles de Constitución (al sur), Doctor Coss (poniente), Padre Mier (norte) y Naranjo (oriente), y encontrar algunas placas con leyendas que se cuentan en la casa o inmueble donde fueron colocadas.

Aunque se le llama Barrio Antiguo, propiamente no es el más viejo; sin embargo, se le nombra así debido a que fue uno de los primeros asentamientos establecidos como lo que hoy llamaríamos colonia o sector.

“Es nuestro primer barrio, aunque hoy por diversas causas, ya sea la inseguridad o las obras públicas, lo tenemos sin utilizar plenamente. Sí es uno de nuestros bastiones más antiguos en cuanto a arquitectura”, opinó Cázares Puente, autor del libro Batalla de Monterrey.

¿MITO O REALIDAD?

Quizá una de las leyendas más comentadas es la del supuesto túnel o camino subterráneo que conectaba al Obispado con el Antiguo Palacio municipal y a la Catedral de Monterrey. Se agrega al relato la existencia de una red de caminos y escondites bajo las casonas del Barrio Antiguo, rutas de escape ante el acoso de los indios de la región.

Con más 50 años de obra pública en el centro de Monterrey, no hay ninguna evidencia que respalde esta idea.

“La leyenda de los túneles es parte de nuestra herencia en la ciudad. ¿Te imaginas la cantidad de dinero, tiempo y hombres para hacer una obra así? Si hoy se ocupa mucho tiempo y dinero para construir una línea del metro ahora imagínate hace tanto tiempo”, opina el historiador.