El Fondo de Cultura Económica festeja 80 años de existencia

El secretario de Educación Emilio Chuayffet destacó las aportaciones de la institución como un catalizador para que lectores de diversos países compartan "un espacio intelectual que a todos nos ...
El FCE es considerado como la editorial de México y de Iberoamérica. En la imagen una de sus imprentas.
El FCE es considerado como la editorial de México y de Iberoamérica. En la imagen una de sus imprentas. (Archivo Fotográfico del FCE)

Ciudad de México

Concebido como un espacio para la difusión de libros sobre economía, el Fondo de Cultura Económica (FCE) se ha convertido en una empresa cultural indispensable en el ámbito hispanoamericano, según se reconoció durante la ceremonia conmemorativa, encabezada por el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet.

Durante un acto en el que estuvieron presentes el rector de la UNAM, José Narro Robles; el titular del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, así como ex directores del fondo, entre ellos Enrique González Pedrero, Gonzalo Celorio y Joaquín Díez Canedo, el secretario de Educación destacó las aportaciones de la institución como un catalizador para que lectores de diversos países compartan "un espacio intelectual que a todos nos enriquece".

"El Fondo de Cultura Económica es la mejor prueba de que el libro también trasciende la geografía, acercando a los países de América con España, y permitiendo a mujeres y hombres de todas las latitudes comprender los debates de su época.

"Se ha convertido un agente del cambio, un inductor de exploraciones intelectuales, que ha cultivado ment4es y espíritus para ayudarnos a no temer al cambio, sino a navegar con él, a usarlo y aprovecharlo, para conseguir con él sus objetivos."

Antes, Juan Villoro había destacado que el FCE tiene la obligación de mantener un archivo disponible, más que gestionar un catálogo museístico, pero en especial habló de que uno de sus grandes desafíos es apelar a la circulación de los libros, sin la presión de las mesas de novedades.

Luego de señalar que el Fondo debía ser un empeño de Estado, no de gobierno ni de partidos, el escritor mexicano reconoció la importancia de apostar por la educación y por los libros para enfrentar diversos problemas, en especial los de violencia que se vive en diversas regiones del país.

"La manera más duradera y resistente de tener una política de seguridad es apostar por la educación y por los libros, de ahí la importancia de un proyecto como el de Apatzingán, como un intento de recuperar el tejido social de la discusión y la convivencia que nos dan los libros, sobre todo de la generación de valores que fomentan."

En la celebración de los 80 años del FCE participaron, con el apoyo de un video, Fernando del Paso y Javier Cercas; Ricardo Piglia mandó un texto leído por Tomás Granados, y de manera presencial Sergio Ramírez y Arturo Arango; apenas el comienzo de la fiesta, a través del Festival El Libro y sus Lectores, que se llevará a cabo hasta el domingo, con una feria del libro latinoamericano, actividades como cuenta cuentos y mesas redondas sobre diferentes aspectos de la vida editorial mexicana.