Fitca en resistencia

La inauguración, llevada a cabo el viernes pasado, fue acompañada de la lectura de una declaración de los organizadores que resulta de toda la pertinencia ante el estado general de la cultura en ...
Un festival que se resiste a la apatía.
Un festival que se resiste a la apatía. (Especial)

México

El 10 Festival Internacional de Teatro Carmen (Fitca), que se desarrolla en Ciudad del Carmen, Campeche, es un gesto heroico de Rayuela, Artes Escénicas A. C., que encabeza Jorge Pérez Falconi. Las instituciones coadyuvantes son el Conaculta, el gobierno del estado, el ayuntamiento, la Universidad Tecnológica de Campeche y la Universidad Autónoma del Carmen. Esta última decidió, dos semanas antes del Fitca, desmantelar todo el equipo de luces del teatro del Centro Cultural Universitario, trozando los cables de las varas desde las que se cuelgan y conectan los reflectores. Este acto de sabotaje al Fitca lo es también a la propia Unacar, que tendrá que volver a rehacer el cableado desde cero porque dejaron inutilizable el que había. ¿Por qué las universidades del país no respetan la tarea sustantiva de la difusión y preservación de la cultura, que suele estar en su Ley Orgánica, la que les ha dado vida y sentido por decisión legislativa? ¿Por qué abunda en ellas cada vez más la imbecilidad, aun en algunas que presumen de ser de las mejores de México? Imperdonable que las autoridades de la Unacar —Incluido su rector—, en su afán de sabotear un festival, atenten contra el patrimonio de su institución.

El Fitca 2015 reúne a grupos y artistas como El Rinoceronte Enamorado, La Pocha Nostra y Guillermo Gómez Peña (Estados Unidos), Aziz Gual, A la Deriva Teatro, La Teatrera Solitaria, Catia Ibarra e Ignacio Miranda, Lagartijas Tiradas al Sol, La Galera Teatro (Argentina-El Salvador), Lol-Béh, Viaje Inmóvil (Chile) y Murante Teatro. La inauguración, llevada a cabo el viernes pasado, fue acompañada de la lectura de una declaración de los organizadores que resulta de toda la pertinencia ante el estado general de la cultura en el país: “Este es un festival de la resistencia. Resistencia a la apatía, a la desvirtuada idea de cultura, a la burocracia. Resistencia a la actitud condescendiente que únicamente ofrece tortas y juicios morales. Resistencia a las estadísticas, pues ellas nos dicen que hay más bares y cantinas que espacios culturales. Resistencia, sin duda, a todo aquello que nos han negado pero, sobre todo, al no por respuesta”.

Y agregan: “Somos bien necios, más necios que el Quijote, aunque hubiéramos preferido luchar contra molinos —que al final de cuentas eran caballeros— que contra la doble moral, la demagogia o la reducida idea de cultura”.

El Fitca cierra mañana esta emisión esperando desmantelar la indiferencia institucional. Esperamos que crezca, se organice mejor (también internamente contratando un productor general) y amplíe su zona de influencia.