El fervor por el Divino Pastor

Cada primer viernes de marzo se lleva a cabo la Fiesta de la Sauceda en Canatlán, Durango. La Unidad Regional de Culturas Populares realizará el registro gráfico de esta festividad.
Grupos de matachines o danzantes con vistosos y coloridos trajes danzan afuera de la parroquia en su honor.
Grupos de matachines o danzantes con vistosos y coloridos trajes danzan afuera de la parroquia en su honor. (Especial)

Torreón, Coahuila

El 5 y 6 de marzo en el municipio de Canatlán, Durango, se realizará el registro documental en audio, fotografía y video de la fiesta tradicional 'El Divino Pastor' también llamada 'La Fiesta de la Sauceda'.

La Unidad Regional de Culturas Populares Durango llevará a cabo la recopilación de testimonios, historias de vida, memorias, tradiciones orales, leyendas y canciones. Así mismo montarán una exposición gráfica del material que muestra la realización de la fiesta tradicional.

Cada primer viernes de marzo El Divino Pastor es venerado. Desde el 24 de febrero inicia el novenario y a su fiesta, desde un día antes, acuden miles de peregrinos de la sierra de Durango, de diversos puntos del país y también del extranjero. Ese día, una gran romería se instala afuera de la iglesia y sus alrededores.

El Divino Pastor es una imagen del tamaño promedio de una persona que yace en un nicho, cubierto por una frazada, con su corona de espinas y ensangrentado. Desde siglos atrás ha sido objeto de veneración.

Para llegar a él, los visitantes se tienen que abrir paso entre la muchedumbre y entre los comerciantes. Grupos de matachines o danzantes con vistosos y coloridos trajes danzan afuera de la parroquia en su honor.