El new age vuelve por sus fueros

El género, dice el músico estadunidense David Lanz en entrevista, “es como una especie de banda sonora de la imaginación de la gente”.

Ciudad de México

Delirium, David Lanz, Paul Speer, Nancy Rumbel con Eric Tingstad, Rhys Fulber y Conjure One se congregarán el 29 de mayo para celebrar el New Age Fest en el Teatro Metropólitan de la Ciudad de México. El género sigue vigente en nuestros días, consideran Lanz y Tingstad, dos de sus máximos representantes.

El tecladista David Lanz considera que el término "new age" puede ser confuso, "porque no empezó como una expresión musical. Tenemos términos como rock and roll, jazz, blues y todos saben que se refieren a música, pero al decir 'new age' la gente piensa que tiene que ver con religión, espiritualidad, una forma de vida saludable, etcétera".

Por otra parte, mucha de la música considerada new age, agrega el tecladista, "suele usarla la gente que medita, que se preocupa más por su salud, sus emociones y cosas así. Yo crecí tocando rock and roll y jazz, un poco de música clásica de niño, y también hice yoga y meditación, que fue cuando mi música empezó a evolucionar. A finales de los ochenta y principios de los noventa, debido a que esta música instrumental se estaba volviendo tan popular, la revista Billboard creó una categoría y yo tuve el primer disco en esa categoría, así que me guste el término o no, definitivamente a partir de ese momento fui etiquetado como músico de new age".

Lanza asegura que eso no le molesta, aunque si tuviera que describir su música diría que "es neoclásica, realmente una fusión, una combinación de música clásica, jazz, improvisación y música impresionista. Me gusta mucho enfocarme en la melodía y creo que eso es lo que más les gusta a los escuchas".

A pesar de ser música instrumental, el new age se volvió tremendamente popular desde mediados de los años setenta del siglo pasado. Esto se debe, asegura el tecladista, a que "es una música universal. Como no hay letras, la gente escucha y se deja llevar por sus impresiones, su imaginación, las imágenes que le sugiere. Como no hay palabras que te digan lo que el músico siente o piensa, el escucha crea su historia. Es como una especie de banda sonora de la imaginación de la gente".

Muchos relacionan esta música con la naturaleza, idea que comparte la música académica, asegura el autor del disco Cristofori's Dream, ganador de un disco de platino y que está dedicado al inventor del piano. "Sé que Beethoven decía que caminaba por el bosque y solía capturar estas impresiones de la naturaleza en su música. Esta apreciación se debe a que nuestra música es muy calmada, serena, y trae a la imaginación imágenes de un lago hermoso o un paseo por el bosque. Tales imágenes van de la mano con este tipo de música pastoral".

Como una cobija tibia

Para el guitarrista Eric Tingstad, new age es simplemente un término, pero no encuentra otro mejor para englobar tanta música con ciertas afinidades, como son las instrumentaciones, las atmósferas pastorales e imágenes relacionadas con la naturaleza. "Pienso que las cosas que hacemos Nancy Rumbel y yo son un tanto diferentes de lo que es el new age, porque la mayoría tiende a ser más atmosférico. Creo que si algo distingue a nuestra música es que tiene melodías muy fuertes".

La música country, el folk y el rock influyeron en su estilo, aunque también estudió guitarra clásica. "Utilizo esta técnica, pero sigo tocando música de estilo americano, definitivamente enraizada en los estilos tradicionales. También tengo influencias de la música latina, española, cubana y de otras culturas".

"La gente es importante para nosotros", advierte Tingstad al referirse al trabajo que realiza desde 1985 con Nancy Rumbel, quien toca el oboe, el corno inglés y las ocarinas, además de realizar sus propios proyectos. "Conectarnos con la gente es importante, hacerla sentir bien. Nos gusta pensar que nuestra música toca los corazones y da la oportunidad de sentirse bien. Me gusta pensar que nuestra música cubre a la gente como una cobija tibia".

Eric Tingstad considera que actualmente el new age goza de buena popularidad, según el país donde estés. "No es tan fuerte en Estados Unidos como hace 20 años, sobre todo porque la industria de la música se dedica sólo a hacer dinero. Pero en el mundo hay gente que nos escucha todo el tiempo. Recibo cartas de gente que me dice cuánto disfruta la música. Los hijos de los padres que escuchaban nuestra música hace 20 años nos escriben y van a nuestros conciertos".

El New Age Fest se llevará a cabo el 29 de mayo a las 20:00 horas en el Teatro Metropólitan, Independencia núm. 90, Centro Histórico.