Transforman las malas experiencias en lindas pinturas

Desde hace seis años se imparte un taller patrocinado por Met-Mex Peñoles en colonias aledañas al sector donde se ubica la empresa de Torreón. Las obras ahora se exponen en el Teatro Nazas. 

Torreón, Coahuila

Desde hace alrededor de seis años se imparte un taller del proyecto "Arte que Transforma", patrocinado por Met-Mex Peñoles, en colonias aledañas al sector donde se ubica la empresa.

La maestra Mónica Bernal, tiene ya tres años dando clases de pintura a niños de seis a doce años en escuelas de la colonia Luis Echeverría, de primero a sexto año de primaria.

Para involucrarlos se les motiva a estudiar la luz, a dibujar, a ver como los colores se combinan y a plasmar la realidad en una hoja de papel.

Este sábado como fruto del "Arte que Transforma", los participantes en este proyecto presentaron sus trabajos en una exposición en el foyer del Teatro Nazas.

Al principio de trabajar con los niños, se encotraba con dibujos de baleados, apuñalados, hechos de sangre.

Aprendieron las diversas corrientes del arte moderno y eligieron quedarse en una u otra o en varias, van educando su ojo, componen por medio de la razón e incluso, preparan los pigmentos que utilizan.

Así pues, en la exposición hubo imágenes de una corriente pictórica a otra, interpretados desde la maravillosa perspectiva que todos los niños tienen.

Señala Mónica Bernal, que a la fecha van más de 350 niños beneficiados con este taller. Los que ya tienen tres años participando, han ido pasando de la sencillez hasta un manejo de la técnica muy bueno.

Son de bajos recursos y sus escuelas que se ubican en la colonia Luis Echeverría, que durante los años de la violencia más intensa en la región, fue escenario constante de actos terribles.

"Su percepción va cambiando, les cambia la vida, los sensibiliza, se motivan y tienen aspiraciones diferentes. Mejoran su percepción en el salón de clases también", comenta entusiasmada la maestra.

Al principio de trabajar con los niños, se encotraba con dibujos de baleados, apuñalados, hechos de sangre, persecuciones, dibujos brutales, en técnica libre.

Entonces se les preguntaba que querían ser de grandes y algunos decían que sicarios. Ahora ya aspiran a otras vocaciones más favorables que en vez de destruir, construya y permita posibilidades para lo mismo para todos.

La exposición fue inaugurada con toda la pompa y circunstancia, en medio del encanto de los jóvenes pintores y hasta un maestro que se animó a participar en los talleres.

Desde luego, el brindis de honor fue con aguas frescas. Estas hermosas pinturas estarán montadas en el Nazas hasta dentro de un mes, no dude en acudir.