FITM: México, invitado de honor /I

La imagen que promociona el festival y al invitado de honor, ha causado escándalo entre conservadores manizalitas que han elevado una protesta con cuatro mil 700 firmas al Ministerio de Cultura ...
El cartel del escándalo.
El cartel del escándalo. (Especial)

México

Mañana arranca la 36 edición del Festival Internacional de Teatro de Manizales (FITM), que reunirá del 23 al 31 de agosto espectáculos de teatro (de sala y de calle), danza y circo de Argentina, Chile, Brasil, República Dominicana, Uruguay, Bolivia, España, Francia, Inglaterra y el anfitrión Colombia. México es el convidado de honor a esta fiesta del teatro de ya larga tradición en nuestro continente, una de las que me resultan más entrañables. El diseño del cartel de esta edición del FITM fue comisionado al artista mexicano José Manuel Morelos, quien llegó a la síntesis de nuestra idiosincrasia con la Tonantzin Guadalupe portando un antifaz teatral. La imagen que promociona el festival y al invitado de honor, a un par de semanas de que arranque la fiesta, ha causado escándalo entre conservadores manizalitas que han elevado una protesta con cuatro mil 700 firmas al Ministerio de Cultura de Colombia.

En el periódico La Patria, el columnista Jorge Alberto Gutiérrez menciona que “La virgen de Guadalupe —la guadalupana—, ataviada con un antifaz de carnaval, ha sido interpretada por los firmantes como una mofa sacrílega de la devoción mariana”. Y después de argumentar por qué no ve tal ofensa, remata: “Es por esto que me preocupa tanta intensidad en un debate que parecería superado; incluso me pregunto: ¿cuántas de las personas que suscribieron sus quejas al Ministerio de Cultura y debaten en Facebook acerca del afiche de la última versión del Festival de Teatro han presentado quejas similares cuando una mujer es rociada con ácido en cualquiera de las ciudades de Colombia?”.

La curaduría del FITM del país invitado de honor se mueve entre dos grandes polos o tendencias de la escena mexicana actual: la de la tradición y la de las expresiones escénicas que encuentran otros contenedores, incluso no ficcionales, donde se da una tensión a veces ríspida. Digamos que un ala del quehacer teatral transita por formas tradicionales, a veces con una eficacia artística innegable, mientras lo que se llama hoy “la escena expandida” o liminal o fronteriza, busca romper con las formas anteriores. Encabeza la selección la Compañía Nacional de Teatro, que trabaja en la línea de la tradición (Conferencia sobre la lluvia), en tanto Teatro Línea de Sombra estaría en el extremo opuesto (Baños Roma), al igual que Apoc Apoc (Macbeth, Ciudad de insomnio). Y entre esos dos polos se mueven los espectáculos de Triciclo Rojo (Poeta de lavabo), Los Conjurados Teatro (Verdades como puños) y Los Guggenheim (El amor de las luciérnagas).