FITM: México, invitado de honor /II

La Compañía Nacional de Teatro ha llamado la atención con el texto denuestro gran Juan Villoro "Conferencia sobre la lluvia", con la actuación de Arturo Beristáin, bajo la dirección de Sandra Félix.
"Ositos de goma", grata sorpresa.
"Ositos de goma", grata sorpresa. (Martín Luis Marín)

México

La 36 edición del Festival Internacional de Teatro de Manizales (FITM) de Colombia va viento en popa, y culminará el próximo 31 de agosto con la reunión de espectáculos de Argentina, Chile, Brasil, República Dominicana, Uruguay, Bolivia, España, Francia, Inglaterra y el anfitrión Colombia. Como mencioné la semana pasada, México es el país invitado de honor. De lo presentado hasta el momento, podemos decir que la Compañía Nacional de Teatro ha llamado la atención con el texto denuestro gran Juan Villoro Conferencia sobre la lluvia, con la actuación de Arturo Beristáin, bajo la dirección de Sandra Félix. Y por vías contrarias han resultado un éxito Baños Roma, de la agrupación Teatro Línea de Sombra, y El amor de las Luciérnagas, de Los Guggenheim. De esta última el crítico colombiano Wilson Escobar ha escrito que “es de ese tipo de obras fronterizas, de aquellas que navegan a medio camino entre el gusto refinado por el teatro en su condición de arte y el gusto ligero de quien va en busca de entretención escapista”; añade que apela a una generación de espectadores “incómoda que huye y, en su huida, lleva consigo una rebeldía sin causa, y a la que el mundo se le hace pequeño”.

Ositos de goma, del joven dramaturgo colombiano Felipe Botero, ha sido de las gratísimas sorpresas de este festival. Nos encontramos con un texto novel que empuja ya con fuerza a una escritura emparentada con David Mamet, en un realismo descarnado sobre la situación de los docentes y la educación en Colombia, en un ambiente destructivo a más no poder. La dirección de Ramsés Ramos y Hernando Parra trepidante el trabajo de actores.

El Teatro de los Andes de Bolivia trajo su Hamlet de los Andes bajo la dirección de Diego Aramburo, quien catapulta a los maravillosos integrantes de este grupo en una versión libre del clásico para aterrizarlo de manera brutal, a machetazos, en la realidad boliviana. Con Algo de Ricardo la agrupación Complot Teatro del Uruguay sorprende con una versión de un Ricardo III que ha de ser ensayado y avasallado en una exploración de la masculinidad en dramaturgia de Gabriel Calderón, la actuación de Gustavo Saffores y la dirección de Mariana Percovich. Tebasland, de y bajo la dirección de Sergio Blanco con la misma agrupación uruguaya, comienza por un anclaje en el Edipo de Sófocles, para intrincarse en otros referentes literarios y de ahí derivar en una reflexión sobre el teatro mismo en un juego de espejos sorprendente. La presencia de Complot Teatro ha sido profundamente afortunada.