Élmer Mendoza y Taibo II muestran sus armas en SLP

Los escritores Paco Ignacio Taibo II y Élmer Mendoza hablaron sobre sus secretos de escritura el Festival "Huellas del crimen" en San Luis Potosí, mismo que concluyó este domingo.
La mesa de discusión de Paco Ignacio Taibo II y Élmer Mendoza fue de las más concurridas del festival.
La mesa de discusión de Paco Ignacio Taibo II y Élmer Mendoza fue de las más concurridas del festival. (Cuartoscuro)

San Luis Potosí

Dos de los escritores más reconocidos en México de la literatura negra o policial, Paco Ignacio Taibo II y Élmer Mendoza, estuvieron sobre el escenario del primer Festival Internacional de Novela Negra "Huellas del crimen", para hablar acerca de los "Secretos de cocina" de su escritura, aunque ambos son tan diferentes, tanto, que hasta ellos mismos difícilmente hallaron puntos de convergencia.

"La información que escucho en los lugares a los que voy, lo que leo en la prensa, las otras novelas, es lo que va formando el bolo literario que voy a utilizar para una historia", contó Mendoza en la charla: "me da mucha flojera investigar, tengo una creencia enfermiza en la imaginación".

Aún cuando siempre ha escuchado historias, sabe cómo se crean las mitologías de los capos, cómo los atrapan, los arrestan, se escapan, los vuelven a atrapar... Élmer Mendoza apuesta por hacer una filigrana de momentos muy intensos, que pueda aprovechar mientras sus personajes hablan, mientras narra, mientras los personajes narran.

"La buenas novelas nacen del exceso, el escritor no debe dar tregua a su novela, porque van tomando vida, van convirtiéndose en personajes importantes en la vida de uno, son parte de la familia."

Taibo II confesó que para sus procesos siempre cuenta con un clóset donde encierra a las historias y a los personajes antes de dejarlos salir, bajo un convencimiento: "tengo la sensación de que si no puedo escribir, me muero y que escribir es mi receta contra la muerte: detengo a la muerte escribiendo".

"En el fondo del clóset de mi corazón me gustaría que mis novelas terminaran bien, bastante termina mal la realidad, y esta sensación de que la novela policiaca llegó para deshacer entuertos, para reparar abusos... pero no exageres, porque estás en México.

Una aproximación a ciertos detalles que constituyen la escritura de ambos narradores, siendo una de las mesas más concurridas dentro del festival.

Rebasa expectativas Festival Huellas en el crimen

El éxito del primer Festival Internacional de Novela Negra "Huellas en el crimen" lo miden los organizadores desde dos perspectivas: la primera el haber logrado reunir a gente de cuando menos 24 estados de la república, no sólo escritores, sino incluso participantes en los talleres o interesados en el género.

La segunda es que se puso sobre la mesa la importancia que tiene en la actualidad el género, a través de los nombres de los escritores que lo cultivan en todo el país, en palabras de Marina Núñez Bespalova, directora general de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, al grado que diferentes entidades, aún sin concluir el encuentro, han levantado la mano para albergarlo en futuras ediciones.

"La novela negra, al igual que la ciencia ficción, forman parte de ese grupo de géneros que han nacido de la crisis. Estamos en un periodo en el que estamos poniendo en tela de juicio muchas cosas, y estos géneros están dando cuenta de todo ello, por ello tenemos voces consolidadas y una tradición que estamos recuperando, un poco fragmentada, que creíamos arraigada en el periodismo de nota roja, aunque todo eso ha acarreado otras narrativas de largo aliento, más formales, y creo que se ha visto que realmente hay interés."

Durante cuatro días, el Centro de las Artes de San Luis Potosí-Centenario, ubicado en lo que fuera la Penitenciaría estatal, se reunieron escritores mexicanos, británicos, argentinos, franceses, para reflexionar acerca del género, con perspectivas y experiencias muy diferentes, pues tan sólo Clare Mackintosh y Mari Hannah fueron policías en su momento y ahora se dedican a la creación literaria.

"Comenzamos con género negro porque mundialmente está teniendo mucho éxito, se ha convertido en una buena herramienta de lectura, es un género que traspasa el libro, que se va hacia otros modelos de comunicación, como la televisión o la radio, incluso hay radionovelas que se están escuchando, creo que es uno de los géneros, quizá junto a la ciencia ficción, que cuenta con características que nos hablan de los nuevos lectores, de las nuevas maneras de leer."

Marina Núñez explicó que, desde un principio, se tenía la idea de hacer el Festival Internacional de Novela Negra de forma itinerante, pero San Luis Potosí ya levantó la mano para volverlo a albergar, por lo que apenas se está en planes para saber si se queda o se lleva a otros estados del país, siempre con un diálogo entre los autores mexicanos y los de otras latitudes.

El programa del Festival Internacional de Novela Negra "Huellas en el crimen" se integró con una serie de conferencias magistrales, talleres, mesas redondas y la exposición Portadas de nota roja, cuya curaduría estuvo a cargo del escritor J. M. Servín.