El teatro mexicano triunfa en España

Dos compañías obtuvieron mención honorífica en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, un evento en el que México participó por primera vez.
El Festival se lleva a cabo anualmente desde hace 38 años en Almagro, España
El Festival se lleva a cabo anualmente desde hace 38 años en Almagro, España

México

Las compañías mexicanas Cabaret Misterio y EFE TRES obtuvieron mención honorífica en la categoría Barroco infantil del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, en España, por la puesta en escena ¿Qué con Quique Quinto?, la cual combina teatro-cabaret y teatro clásico.
 
Por primera vez, México participó en dicha categoría, incorporada en 2012 al encuentro con el fin de incitar a las compañías de teatro a involucrarse más con los textos del Siglo de Oro desde un contexto actual, así como de acercar los clásicos a los infantes y así crear y formar públicos jóvenes.
 
El Festival se lleva a cabo anualmente desde hace 38 años en Almagro, una ciudad con ocho mil habitantes, reconocida como Conjunto Histórico-Artístico, y donde fue redescubierto en 1954 el Corral de las Comedias, recinto donde, en los siglos XVI y XVII, se realizaban representaciones teatrales.
 
De ahí que el encuentro se enfoque en el rescate del teatro clásico, pero a través de su actualización y adaptación a la escena contemporánea. En cada edición se reúnen cerca de 60 mil personas que son partícipes de numerosos espectáculos y actividades teatrales.
 
En la edición de 2016 se escenificó ¿Qué con Quique quinto?, una adaptación de Enrique V de William Shakespeare bajo la dirección de Andrés Carreño, con las actuaciones de Fernando Villa y Montserrat Ángeles Peralta, y música de Claudia Arellano. Se presentó el pasado 16 de julio en el Teatro Municipal de Almagro.
 
La historia transcurre a bordo del Nautilius Cabaret, una embarcación que navega por el mundo de la imaginación y en el que se cuentan cientos de historias, entre ellas la del joven rey Enrique V, Quique para los cuates. En ella se presenta el enfrentamiento entre el Reino de la Censura y el Reino de los Infantes, que nadie tomaba en cuenta.
 
De esta forma, la historia original de Enrique V, en la que sucede un enfrentamiento entre dos naciones (Inglaterra y Francia), es adaptada a un lenguaje infantil y juvenil para crear una farsa en la que existen dos mundos fantásticos: el de los niños y los adultos, donde Julia, Salvador y Elena viajan por mares insospechados y divertidos, rodeados de música, humor y cabaret, durante aproximadamente 50 minutos.
 
En esta obra “el juego es la premisa básica. En este caso, el terreno de juego en el que se desarrolla es una embarcación, la cual contiene la historia de Salvador, Julia y Elena, quienes despliegan la historia de Enrique V (Quique) con juegos metateatrales y el mínimo de elementos”, señala Andrés Carreño.
 
El jurado, compuesto por los niños Alonso Sánchez, Celia Lozano y Lorenzo Romero, y por los adultos Guadalupe Tempestini, Tomás Afán y Teresa Pérez Puerta, dictaminó que la obra ganadora de la categoría Barroco infantil era Quijote, el vértigo de Sancho. Asimismo, concedió tres menciones honoríficas para la misma categoría: Don Quijote en la pateraY lo sueños, sueños son y ¿Qué con Quique Quinto?