Dedica Blades su actuación a normalistas desaparecidos

El cantante panameño dedicó Desapariciones a las familias de los estudiantes y a las de los otros muertos encontrados en fosas de Iguala.
El cantante dedicó la canción "Desaprecidos" a los estudiantes de la normal.
El cantante dedicó la canción "Desaprecidos" a los estudiantes de la normal. (Jesús Alejo)

Guanajuato

Rubén Blades comenzó su recorrido de despedida musical antes de meterse de lleno en la política, "tengo un par de años más en esto y no sé si vaya a regresar ", comentó el artista.

Acompañado de la Orquesta de Roberto Delgado, el cantante panameño interpretó su más grandes éxitos, en una noche de son y rumba, pero en especial de reflexión, en donde dedicó una canción a los marginados, llamó a luchar contra la violencia doméstica y evocó a Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, cuando interpretó "Ojos de perro azul".

"Hace un montón de años hicimos un trabajo que fue una interpretación de cuentos cortos de García Márquez, molesté al mundo intelectual y a los salseros".

Canciones como "Caina", "Decisiones", "Las calles", "Cuentas del alma ", "Amor y control", "Desapariciones", "Todos vuelven", "El padre Antonio" o "Pedro Navajas " fueron entonadas por los asistentes y entre las melodías Blades interactuaba con el público para hablar de muchos otros aspectos, tanto personales como a nivel social y el silencio de la ceremonia oficial se convirtió en un grito en la Alhóndiga, en el momento en que comenzó "Desapariciones" y la pregunta de "a dónde van los desaparecidos".

"Dedico a los 43 normalistas desaparecidos, a sus familias y también a los otros que se han encontrado en otras fosas en las afueras de Iguala, y a todos los seres queridos, ésta canción que escribimos cuando estaban las dictaduras militares. Se pide simplemente una cosa: justicia."

De esas noches en las que más que armarse el gran baile, la gente permanecía más atenta a lo que sucedía en el escenario, con movimientos en su propio espacio, al compás de la trompeta, del piano, del güiro y, por supuesto, de las letras de Blades, si bien conforme transcurrían los minutos algunas parejas se atrevían a bailar en el histórico escenario.

Noche de despedida de la edición 42 del Cervantino, pero también de Rubén Blades, quien ya anunció su intención de dedicarse por completo a la política.