El Hay Festival debuta en la Ciudad de México

Casi un centenar de escritores participarán en las 50 actividades que se realizarán en 11 recintos; proyectan que el país cuente con dos sedes.
Un espacio que permite la interacción entre literatos, intelectuales, científicos y el público.
Un espacio que permite la interacción entre literatos, intelectuales, científicos y el público. (Óscar Martínez/Cuartoscuro)

México

Cuando surgió el Hay Festival en la comunidad galesa de Hay on Wye, la apuesta principal fue establecer el diálogo entre los miembros de la comunidad editorial y literaria, y también el contacto de los lectores con quienes producen el conocimiento en diferentes campos del saber.

Con esa misión llegaron a México: primero a Zacatecas, donde tras una sola versión la falta de apoyo económico hizo necesaria su mudanza; llegó a Xalapa, Veracruz, donde todo parecía ir bien, pero los problemas de inseguridad y, en especial, el rechazo de un grupo de escritores al gobierno de Javier Duarte provocó un nuevo cambio. Así llega, en su quinto año, a la Ciudad de México.

"Si bien nuestra organización considera que un evento como el festival tiene un impacto real y palpable en la comunidad local al configurarse como un espacio privilegiado para el diálogo, el intercambio y el ejercicio de la libertad de expresión, para nosotros es fundamental trabajar en sintonía con nuestros principales socios y aliados, que son los escritores, periodistas, artistas y demás factores participantes en la escena cultural del país", explica Cristina Fuentes La Roche, directora para América Latina del Hay Festival.

La Ciudad de México es la sede temporal del encuentro, a realizarse en 11 recintos de la capital del país este fin de semana, con alrededor de 100 invitados de diferentes partes del mundo, entre ellos Jon Lee Anderson, Fernando Trueba, Alejandro Zambra, José Ovejero, Janne Teller, Renata Adler e Hisham Matar.

"El propósito del festival es crear un foro de conversaciones entre escritores, pensadores y el público en general, donde se explore y celebre lo mejor de la literatura universal. Es, además, un encuentro entre distintos pensadores y personajes para debatir sobre el mundo de hoy e imaginar el de mañana. Es un momento para reflexionar y celebrar la palabra oral y escrita y generar interés mediático que multiplique este mensaje".

Lo bueno y lo malo

Al hacer un balance del Hay Festival en México, Fuentes La Roche aseguró en entrevista con MILENIO que, más allá de los fallos y aciertos que se presentan en una organización de este tipo, contar ahora con un equipo basado en México contribuye a facilitar todas las gestiones.

"Nos interesa crear más alianzas con los sectores público y privado, llegar a una economía mixta para garantizar la sostenibilidad del festival. Queremos desarrollar iniciativas que tengan incidencia durante todo el año y que culminen o comiencen en el encuentro, en este momento de celebración".

Su realización en el Distrito Federal permite ofrecer un encuentro gratuito e inclusivo, al tiempo de extender el impacto de las actividades a varias zonas de
la ciudad, con un énfasis especial en el fomento a la lectura para los más jóvenes.

"La de México es una ciudad fascinante, donde confluye de alguna forma todo México, y nos ofrece una oportunidad de continuar con nuestra misión de celebración del pensamiento. Además hemos podido extender el impacto de las actividades a varias zonas de la ciudad, con un énfasis especial en el fomento a la lectura para los más jóvenes".

Aunque Fuentes La Roche se manifestó por contar con dos sedes en México —una permanente en la capital del país—, la idea es encontrar un espacio similar a Zacatecas o Xalapa para establecer allí la sede principal del encuentro, "donde se pueda generar esa magia que es el festival, esa reunión intensa de pensadores, creadores y su público en un contexto cultural, arquitectónico y humano especial. Un lugar que podamos transformar entre todos durante esos cuatro días, como sucede en Hay on Wye, en Cartagena de Indias o Segovia".