Festejan Año Nuevo los pasajeros del buque atrapado en la Antártida

Los 72 ocupantes, entre ellos científicos, serán rescatados con un helicóptero luego de que tres rompehielos no llegaron al navío.
Quedó varado a dos mil 700 kilómetros al sur de Tasmania.
Quedó varado a dos mil 700 kilómetros al sur de Tasmania. (Andrew Peacock/AFP)

Moscú

Los 72 ocupantes del buque ruso Akademik Shokalsky, atrapado desde hace una semana en el hielo de la Antártida, recibieron el Año Nuevo con una cena, bebidas y cantos, en espera de la llegada de un helicóptero para rescatarlos.

Los pasajeros y la tripulación del Akademik Shokalsky dieron la bienvenida a 2014 a las 11:00 horas GMT, a unas mil 700 millas náuticas (dos mil 700 kilómetros) al sur de Tasmania, donde quedó atascada la embarcación el pasado 24 de diciembre, la víspera de la Navidad.

Andrew Peacock, el médico de la expedición, dijo por teléfono satelital a la televisión australiana que los pasajeros se reunieron en el bar del barco para celebrar la Noche Vieja y recibir el Año Nuevo con una cena y entonando una canción que evocó su aventura.

Peacock dijo que las celebraciones fueron atemperadas por el conocimiento de que un helicóptero podría llegar en cualquier momento para rescatarlos, una vez que mejore el clima en la zona, según un reporte de la cadena australiana ABC.

“La camaradería ha sido grande”, destacó, tras expresar que siente un poco de vergüenza por celebrar el Año Nuevo. “Sabemos que muchas otras personas están trabajando muy duro para sacarnos de aquí”, indicó el especialista.

Los 72 científicos, turistas y la tripulación a bordo del buque ruso están a la espera de ser rescatados por aire en un helicóptero chino, después de que tres rompehielos no lograron llegar hasta la embarcación debido a la densidad del hielo y las ventiscas de la zona.

El helicóptero a bordo del rompehielos chino Xuelong (Dragón de nieve) está a la espera de que mejore el clima para intentar rescatar a los 52 pasajeros y cuatro tripulantes, mientras que los otros 16 restantes permanecerán en el barco varado.

Sin embargo, la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana (AMSA) informó ayer que no se espera que las condiciones mejoren antes de la tarde de mañana miércoles, por lo que el rescate se intentará hasta entonces.

El buque de investigación, que salió de Nueva Zelanda el 28 de noviembre pasado, se quedó atascado la Navidad después de que una tormenta de nieve empujó el hielo marino alrededor de la embarcación, construida en 1982.

El equipo de científicos a bordo tenía el objetivo de recrear el viaje del explorador australiano Douglas Mawson a la Antártida, a 100 años de la histórica expedición.

Pese al contratiempo, el líder de la expedición, Chris Turney, tenía la esperanza de continuar el viaje, si un rompehielos lograba liberar la nave rusa, aunque tras tres intentos fallidos, ahora parece que la aventura tendrá que esperar.

El operativo aéreo fue anunciado la víspera, después de que el rompehielos australiano Aurora Australius no consiguiera llegar hasta la embarcación rusa atrapada, debido a una ventisca que hizo la misión peligrosa y quedará a sólo 10 millas náuticas (18 kilómetros) de distancia.

El rompehielos chino Xuelong logró el sábado pasado acercarse a unas siete millas náuticas (11 kilómetros) del barco ruso encallado, sin embargo también se vio obligado a regresar debido al clima y los densos bloques de hielo en la zona.

Pese a la situación, los pasajeros y tripulación del Akademik Shokalsky están a salvo y tienen provisiones garantizadas para varias semanas.

Mientras tanto los pasajeros se han mantenido ocupados tomando clases de idiomas, nudos, yoga, fotografía, entre otras, informó Chris Turney, el líder de la excursión, a través del blog de la expedición: http://www.spiritofmawson.com, en el que han compartido fotos, videos y tweets de su estancia en la Antártida.