La FIL anuncia que realizará un homenaje a Fernando del Paso

El Premio Cervantes 2015 conversó ayer sobre varios temas con los medios.
Fernando del Paso
Fernando del Paso (Milenio)

Guadalajara

Ayer por la tarde el escritor Fernando del Paso recién nombrado Premio Cervantes 2015, dio una rueda de prensa organizada por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica, en ella, Marisol Schulz, directora del encuentro anunció que la feria le rendirá un homenaje el viernes, quien dijo que “es un motivo de alegría para todo México, todos sabíamos quién es Fernando del Paso pero el hecho de que se le reconozca con un premio de esa envergadura es motivo de orgullo. De todas formas ya habíamos programado una celebración de los 80 años el 27 de noviembre y ahora tenemos que la celebración será doble, de cumpleaños y por haber ganado el Cervantes”.  

Fernando del Paso, agradeció la presencia de los medios y precisó que Tusquets pronto editará una antología de artículos periodísticos que ha realizado a lo largo de su trayectoria. El artista contestó de manera amable las preguntas que le hicieron de varios temas. Dijo que durante muchas décadas ha tenido muchos infartos, entre cuyas secuelas se encontró la casi total pérdida del habla de la que apenas se ha recuperado. “El jueves sonó el teléfono por la mañana, esperaba una mala noticia y era mi hija Paulina que estaba en Los Cabos y me dijo: Lamento decirte que debes hacer otro discurso porque acabas de ganar el Cervantes”, dijo el escritor y agregó: “Me dio un enorme gusto que España estuviera interesada en lo que se hace en Latinoamérica. El español es tan nuestro como de ellos y aquí también se enriquece. Me entusiasmó mucho el entusiasmo con que lo recibieron mis familiares y mis editores. Sabía que había estado en varias ternas y no había descartado la posibilidad para ganarme el premio”.

El autor comentó que uno de los libros que más lo ha impactado es El Quijote, “lo leí cuando tenía unos seis años o diez, me gusta la historia que cuenta, me fijé mucho más en la materia de El Quijote, en el lenguaje. Estoy convencido de que Cervantes es uno de los autores básicos de la lengua castellana. Como la lengua castellana es otro de mis amores, no me he cansado de leerlo dos  veces”. El autor de Palinuro de México dijo que no se arrepiente de nada de lo que ha escrito. “Si volviera a nacer escribiría todo igual”. 

Reiteró que su estado de ánimo desde el jueves es magnífico a pesar de que ha estado enfermo durante tres años y se le fue la voz. Lamentó que “en nuestro país hay un desmoronamiento y hemos estado alerta. Hay 50 millones de pobres o empobrecidos, espero que la extorsión deje de comer a la grandeza y a su historia, la come ya no con granitos de arena, sino con granitos de pólvora. Creo que todavía se puede hacer mucho”. 

Anunció que con el dinero del premio comprará el pasaje de su esposa y sus hijos, para que lo acompañen a España y comentó que entre todas las ciudades en las que ha vivido le ha gustado mucho París, aunque se siente muy mexicano. “A la que le tengo mayor nostalgia es a Londres, es donde pasé mi más larga estancia, 14 años, y allí fue dónde mis hijos crecieron, pasaron de niños a adolescentes. Allí es donde nació mi cuarto hijo, mi hija Paulina”, también agregó que su mejor libro es Palinuro porque es como una autobiografía recreada. 

También dijo que ama España. “No tengo ninguna clase de complejo frente a los españoles, considero que el lenguaje no nos fue impuesto, sino que nos pertenece a todos los hablantes de lengua hispana al mismo grado que pertenece a los españoles. Nosotros somos los encargados de enriquecerlo y lo primero que dije en mi vida fue mamá en español y es bueno que el país donde se originó el castellano pueda reconocer a otros países donde se habla la misma lengua”.

Comentó que últimamente se ha vuelto aspirante a historiador, “antes era aspirante a novelista, como dice la primera frase de uno de mis libros: El contenido no es lo que yo quiero enseñar, es lo que yo quise aprender” y agregó que “cuando el libro ya está terminado y editado, ocurre que uno se zafa de sus influencias, para no estar atado y amarrado eternamente a ellas. El libro que estoy escribiendo, es historia no es novela. Aunque en realidad, no es influencia directa lo que tengo, sino que he usado los instrumentos que James Joyce dejó para los escritores”. El escritor añadió: “Cuando terminé José Trigo me sentía muy influido por Juan Rulfo, y a veces sí me he sentido muy rulfiano. Años después me dijeron esto aunque yo no lo sospechaba”.