Fernando de la Mora maravilla con su romanticismo

Gran emoción se vivió este sábado en el Teatro Nazas, con la compañía de una Camerata que se acerca al formato de orquesta sinfónica.

Torreón, Coahuila

El público se entregó a la calidad artística y humana de Fernando de la Mora y gritó ¡Otra, otra!, luego de la espléndida interpretación que hizo de "Granada" de Agustín Lara, con la Camerata de Coahuila, dirigida por Ramón Shade.

Se despidió del Teatro Nazas con "Dicen que tú ya no me quieres". Fue el broche de oro para un gran concierto con el tenor enamorado de Coahuila y de La Laguna.

Interpretó 15 canciones en un programa que alcanzó el clímax con "Vereda Tropical" de Gonzálo Curiel y enseguida con "Huapango" de José Pablo Moncayo.

Todo comenzó con temas muy agradables, como la obertura de "Pique Dame" de Franz Von Suppé y enseguida con "Aria O Souverain" y "O Juego" de la ópera de "El Cid", de Jules Massenet. Esa parte del concierto tuvo su culminación con "Funiculi Funiculá" de Luigi Denza.

Y luego una mezcla muy afortunada de música romántica y de carácter popular de compositores mexicanos como María Greever, Consuelito Velázquez, Armando Manzanero y cerró con Agustín Lara.

De Camerata a orquesta sinfónica

El público estaba emocionado al escuchar la música mexicana, con una Camerata que hace varios años dejó de ser tal y se acerca mucho al formato de orquesta sinfónica. Para este concierto aumentaron su dotación de músicos con trompeta, trombones y tuba.

De María Greever cantó "Ya no me quieres", "Te quiero, dijiste", "Qué dirías de mí", Júrame" y "Cuando vuelva a tu lado", lo clásico de la música popular mexicana.

Mientras que de Manzanero fueron tres temas que agradaron al lunetario: "No sé tú", "Mías" y la citada "Como yo te amé".

Antes de terminar el concierto, Fernando de la Mora tomó dos veces la palabra, la primera para dedicar "Como yo te amé" a Renata Chapa, directora del Instituto Municipal de Cultura y la segunda para subrayar su felicidad por estar en Torreón, en el concierto de aniversario de las instituciones lasallistas en La Laguna.

Habló de que sólo con la educación se logrará la seguridad que hace falta en México y reiterar su cariño por esta tierra norteña.

Pedían más

Pero el público no lo dejó ir, todos estaban emocionados, los espectadores, los músicos, Ramón Shade, pero sobre todo el tenor Fernando de la Mora, que felicitó a la orquesta por sus 20 años de vida.

Luego salieron él y Shade, pero el público les pidió que regresaran, los dos artistas se saludaron casi al salir del escenario, vieron y escucharon al público y regresaron para interpretar tres canciones más, nadie se movió de su lugar.