Federico Campbell regresa a Tijuana a través de libro póstumo

'Regreso a casa' fue presentado en la sala del Centro Cultural Tijuana (CECUT) que lleva el nombre del escritor mexicano, durante la 33 Feria del Libro de Tijuana.

Tijuana

"Basta el gesto de hacer una feria de libro para reafirmar la fe en la lectura", dijo Federico Campbell en enero del año pasado, después de haber sido nombrado presidente honorario de la Feria del Libro de Tijuana. El escritor murió a las pocas semanas, pero su legado aún está presente en el encuentro librero de su ciudad natal. 

La sala del Centro Cultural Tijuana (CECUT) que ahora lleva su nombre, donde se realizan los homenajes y presentaciones de libros más importantes, fue la sede de la presentación de su libro póstumo, "Regreso a casa"; un conjunto de relatos de ficción y no-ficción que retratan a la ciudad fronteriza que lo vio crecer. La que tuvo que dejar a los 15 años para hacer la preparatoria en Hermosillo, y más tarde continuar su vida en ciudades como México, Minnesota, Washington, Sicilia o Palermo. Pero a la que siempre volvió, físicamente y a través de la literatura. 

Las 26 crónicas y relatos inéditos fueron recuperados por la mujer del escritor, Carmen Gaitán Rojo, quien los puso a disposición de los editores: CONACULTA y el CECUT. Pero en el libro no todo es obra póstuma. Ahí se encuentra también  primer cuento, "El sol de la infancia", su primera novela "Todo lo de las focas", y otras obras como "Tijuanenses" y "Nuestra Ítaca", una clara referencia a la necesidad de volver al lugar de origen. 

Para Julio Trujillo, director de publicaciones de CONACULTA, Campbell fue el cronista no oficial de Tijuana. La ciudad fronteriza fue escenario real e imaginado en buena parte de su obra y el autor buscó hacerle un retrato realista. "Siempre hizo un esfuerzo por batallar con el cliché, con la imagen de Tijuana a la que se enfrentaba constantemente en el centro del país. La Tijuana del desmadre y del paso de estupefacientes", apuntó Trujillo. 

Pero "sin ocultar ni dejar de presentar la panorámica completa", añadió Pedro Ochoa, director del CECUT. "Campbell sabía que Tijuana también es una ciudad de gente trabajadora, donde habla más la cultura que la nota roja. No desconoce lo que pasa en la ciudad pero sabe que no es lo único". 

El tema de la frontera está muy presente a lo largo del libro. "Como una especie de cicatriz que divide México de Estados Unidos" dijo Trujillo. Y como un elemento constante que se había extendido al resto del país: "Campbell decía que México se había 'tijuanizado', por la continua tensión que existe en todo el país entre el mundo visto como el 'American way of life' y la vida del sur, apegada a sus mitos". 

Y por supuesto está presente el béisbol, el deporte que fascinaba a quien fuera colaborador de MILENIO desde su fundación. Incluso elaboró una teoría sobre el mismo: el béisbol como un deporte circular en el que, para anotar, hay que recorrer las bases y regresar al 'home'. "El beisbolista como un moderno Ulises", dijo Trujillo, "siempre buscando volver a casa".