Lista la XVIII edición de la Feria del libro de ocasión

Se caracteriza por ofrecer ejemplares antiguos, raros y difíciles de encontrar, así como ediciones normales a un precio accesible.
Un oficio que preserva las joyas bibliográficas.
Un oficio que preserva las joyas bibliográficas. (Nelly Salas)

México

Durante décadas se les conoció como libreros de viejo, pero ellos prefieren ser llamados como libreros de ocasión. Lo de viejo quedaba un tanto entredicho no tanto por la antigüedad de las publicaciones que podían hallarse en sus manos, sino por los costos que han llegado a alcanzar algunas joyas bibliográficas que ellos mismos lograron obtener gracias al azar.

"Hay quienes están a la caza de documentos, de fotografías, pero todo depende del azar. El libro de ocasión es sinónimo de oportunidad, porque a veces compras lo que la ocasión te permite, no lo que andas buscando: si eres afortunado y te haces de lo que andas buscando, qué bueno, pero hay gente que cuando se da la vuelta se la va la oportunidad y quién sabe si vuelva a aparecer", explica César Sánchez Obregón, coordinador de la XXVII edición de la Feria del Libro de Ocasión, a desarrollarse a partir del 18 de febrero en el Casino Metropolitano de la Ciudad de México.

Organizada por la Coalición de Libreros, la feria se caracteriza por ofrecer en sus stands ejemplares antiguos, raros y difíciles de encontrar, así como ediciones normales a un precio accesible para fomentar el hábito de la lectura, pero también para satisfacer los intereses y hasta obsesiones de los bibliófilos, quienes al final se convierten en consumidores fundamentales en su oferta, asegura el librero, quien comenzó con este oficio en un callejón de la Condesa.

"Hay una edición de México a través de los siglos, bueno hay distintas en ediciones de Valle de México, facsimilares, con portada verde y publicada en diferentes tomos, pero originalmente el libro se publicó para el Centenario, con portada roja, blanca y verde; hay gente que quiere tener las tres y luego están los pergaminos, que tienen marcas de fuego, y en la actualidad hay cosas muy complicadas de tener, conseguir una rareza es muy difícil y cumplir las exigencias de un coleccionista también es complicado, porque debes tener algo que les sorprenda, que no tenga".

Oferta variada

Con la participación de más de 40 libreros, de distintas zonas de la ciudad, la Feria del Libro de Ocasión es una apuesta por consolidar la presencia del librero como oficio, porque más allá de la parte económica que define su labor, hay un aura romántica que también define su permanencia, pese a las dificultades que siempre se presentan, reconoce el coordinador del encuentro.

"Gabriel Zaid reconoce que tenemos una serie de conocimientos que nos permite acercarle información o libros al investigador: el oficio del librero es una propuesta cultural y una manera de subsistir económicamente, por lo cual hay que hacer círculos virtuosos en los que se dé una buena circulación del libro para que pueda darse una vida sana del librero".

Una de las características de esta feria es la necesidad de rescatar el oficio, "porque todos ya estamos en una edad en la que tarde o temprano vamos a dejar un hueco, y lo que nos debe de preocupar generacionalmente es que sigan existiendo libreros jóvenes que ejerzan el oficio y, a su vez, lo transmitan con otras personas, no por fuerza a sus familiares". Entre los conferencistas del encuentro se cuenta a Eduardo Matos Moctezuma y a Ángeles González Gamio, pero también habrá conferencias y presentaciones de libros, porque más allá de las joyas bibliográficas, también hay ofertas para los lectores contemporáneos. La XXVII Feria del Libro de Ocasión, en el Casino Metropolitano (Tacuba número 15, primer piso, Centro Histórico de la Ciudad de México, a una cuadra de la estación Allende del Metro).