Farmacéuticos aún no cumplen ley de residuos

Solo 100 de 250 laboratorios han asumido el compromiso ético y legal de destinar una cuota para la recolección segura de los fármacos caducos.
El Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos ha colocado contenedores especiales en 26 entidades.
El Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos ha colocado contenedores especiales en 26 entidades. (Especial)

México

En México solo 100 de aproximadamente 250 de laboratorios fabricantes de fármacos han asumido el compromiso ético y legal de destinar una cuota de sus ingresos a la recolección segura de medicamentos caducos generados en hogares, a efecto de evitar que se tiren en basureros, coladeras y espacios clandestinos, lo que genera desde mercado negro hasta daños irreversibles al medio ambiente y a la salud.

José Antonio Aedo Sordo, director general del Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos (Singrem), explicó que en 2006 se promulgó una ley que establece la obligatoriedad de productores, importadores, exportadores y distribuidores de sumarse a planes de manejo para recolectar y destruir sustancias caducas por considerarse residuos peligrosos.

AVANCE ISUFICIENTE

Por iniciativa de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica se creó Singrem que, a los largo de cinco años, ha instalado 4 mil 600 contenedores distribuidos en 351 poblaciones de 26 entidades (faltan seis por firmar acuerdos),.

En ese periodo han recolectado mil 400 toneladas de medicamentos caducos; sin embargo, aunque lo logrado representa un gran esfuerzo, Aedo Sordo señaló que se encuentran muy por debajo de lo realizado en España, que al año recolecta para su destrucción alrededor de 2 mil toneladas de fármacos y su población es un tercio de la mexicana.

El directivo explicó que con la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos promulgada en 2006 hubo acuerdos de buena voluntad, pero no todos acataron la disposición.

"Por cada unidad que venden de sus medicamentos, los laboratorios, distribuidores, importadores y fabricantes solo destinarían entre 2 y 3 centavos para llevar a cabo la recolecta y la posterior destrucción de fármacos caducos", señaló, tras mencionar que las cuotas se miden por el volumen producido, es decir, pagan entre mil y 600 mil pesos anuales.

En el caso de España, aclaró, el programa tiene 15 años, pero además cuenta con la peculiaridad de tener un aval legal: "Las autoridades sanitarias no otorgan registro a los medicamentos si antes no destinan recursos al manejo adecuado de dichos fármacos cuando caduquen en los hogares como parte de sus compromisos con el país".

PROYECTO DE REFORMA

Datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) establecen que en México se producen anualmente alrededor de 2 mil millones de medicamentos y se calcula que 10 por ciento caduca. Solo una mínima parte es recolectada y se deposita en sitios adecuados para su desecho.

Por ello, Aedo Sordo consideró que es un acierto el proyecto de reforma de la Semarnat, que presentará en breve para hacer "obligatorio lo que ya era obligatorio", en el sentido de que toda la red se integre a planes de manejo seguro dirigido a erradicar la práctica de tirar sustancias activas que dañan los mantos freáticos, el subsuelo, el aire, y causa afectaciones respiratorias, de piel y hasta problemas cancerígenos.

El Singrem, organización sin fines de lucro, cuenta con 65 trabajadores en 26 estados que se dedican recolectar cada semana o cada mes, dependiendo el volumen, los fármacos —cápsulas, pastillas, líquidos y ampolletas— depositados en los contenedores localizados en lugares estratégicos como farmacias y tiendas de autoservicio.

Los trasladan en carros especiales, los almacenan en bodegas, las principales se encuentran en Ciudad de México y en Guadalajara, y luego los llevan a hornos autorizados para su destrucción. Todo este proceso implica un gasto de 40 millones de pesos anuales.

En breve, refirió Aedo Sordo, se firmarán un acuerdo con el gobierno de Chiapas para instalar contenedores en lugares estratégicos, quedando pendientes Chihuahua, Sonora, Baja California, Tamaulipas y Tabasco.

"Esperamos que en este años se firmen los convenios con todos los estados del país y se instalen 6 mil contenedores", puntualizó.

El directivo también precisó que, según el análisis realizado a 10 por ciento de los medicamentos caducos recolectados en 2015 (un millón 290 mil 678 unidades), los hogares principalmente desechan analgésicos, seguidos de tratamientos contra malestares gástricos e infecciosos.

De los fármacos recolectados, detalló, 42 por ciento proviene de instituciones se seguridad social y 58 por ciento fueron comprados en farmacias.

"Este estudio puede resultar valioso, ya que refleja que el dolor ocupa un lugar privilegiado dentro de las padecimientos comunes de los mexicanos y también que en nuestros sistema de seguridad social se está saturando a la población con ese tipo de tratamientos", concluyó.