La Fama, pionera de industria en NL

La fábrica de hilados y textiles fue consolidada como sociedad anónima el 22 de junio de 1854.

Santa Catarina

A 160 años de la creación de una de las industrias pioneras del estado poco sobrevive en la fábrica de Hilados y Textiles La Fama.

Sólo la fachada, los cuartos de los ex trabajadores y algunos arcos de su acueducto se mantienen en pie, en una fecha en que no habrá una celebración oficial para recordarla.

La Fama, cumple este 22 de junio 160 años de haberse instalado como sociedad anónima en Santa Catarina.

Primero fue la empresa y después la colonia, de donde han salido alcaldes, músicos, cómicos, sindicalistas y escritores quienes han destacado a nivel nacional.

Antonio Guerrero Aguilar, investigador y cronista, resalta el papel que tuvo esta fábrica en la comunidad y de cómo con estos ejemplos se inició la industrialización del estado.

“Se dice que la industrialización de Nuevo León inicia con la Cervecería en 1890 o años después con la Fundidora, pero tenemos ejemplos anteriores como El Porvenir en El Cercado o La Fama, de Santa Catarina”, señala.

SU INICIO

El 22 de junio de 1854 un grupo de inversionistas se presentó ante el notario público de Monterrey, don Bartolomé García, para legalizar la formación de una sociedad anónima, la primera en su tipo en la entidad.

La fábrica de hilados y tejidos debe su nombre a una empresa similar: la Fama Montañesa, que se instaló en Tlalpan, en la Ciudad de México.

Algunos de los empresarios eran José de Garay, Gregorio Zambrano, Pedro Calderón, Mariano Hernández, José Morel, Valentín Rivero, Robert Law y J.B. Buchard, quienes presentaron un capital de 75 mil pesos en moneda oro.

Se levantó en lo que era la parte más retirada de la ciudad aprovechando el terreno y la “abundante agua” para mover los telares.

Después de La Fama llegaron otras fábricas al sector como los hilados El blanqueo (1870) o La leona (1874). La industria El Porvenir, ubicada en El Cercado, se fundó en 1871.

“Fue una industria importante, sus dueños iniciaron con la construcción de casas habitación para sus obreros, tenían una escuela y levantaron el templo de San Francisco de Paula”.

La fábrica también contaba con un acueducto que medía más de 900 metros, sin embargo fue derrumbado en la década de los 60.

Hoy funciona como un centro social y los restos de la fábrica han sido restaurados por los dueños.

Hasta el sábado no se tenía programada alguna actividad oficial para la conmemoración del 160 aniversario.