Falta promoción internacional a María Izquierdo

“No ha sido tan exhibida a pesar de que a escala mundial las piezas de esta artista llaman mucho la atención”, dice Andrés Blaisten, uno de los principales coleccionistas de la obra de esta ...

México

María Izquierdo (1902-1955) es una de las más importantes artistas que México ha tenido, desgraciadamente no le ha tocado la posibilidad de ser conocida mundialmente, lamenta el coleccionista de la obra de esta pintora, Andrés Blaisten.

“No ha sido tan exhibida a pesar de que a escala internacional la obra de María Izquierdo llama mucho la atención. Es una artista considerada muy importante en la Royal Academy de Londres, pues hace un par de años organizó una exposición que incluía piezas de esta pintora”. 

A María Izquierdo le falta mucho reconocimiento a escala global, pero eso depende de una suma de voluntades: “Eso se va dando poco a poco, por supuesto que a nosotros como coleccionistas nos toca hacer la promoción, y al Estado mexicano mostrar lo mejor que tenemos de nuestra producción artística. En este caso, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes sé que tiene interés de hacer exposiciones internacionales, mostrando la diversidad del arte mexicano; seguramente estará incluida María Izquierdo; de ser así, creo que habrá buenos augurios para su obra”.

Mientras eso sucede, la obra de María Izquierdo (Jalisco, México) perteneciente a la Colección Andrés Blaisten se exhibirá en 2014, en la galería del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

“Es un proyecto para el Cenart, la intención es exhibir toda mi colección de María Izquierdo, la cual está integrada por 34 piezas”.

Mostrarán su obra

La exposición de María Izquierdo, programada para octubre no será una retrospectiva, porque el espacio no es muy grande, pero las obras a mostrar darán cuenta del trabajo de la gran artista, quien estudió bajo la supervisión del pintor Germán Gedovius y tuvo su primera exposición en la Ciudad de México en 1929; gracias a su particular estilo, María Izquierdo fue invitada a exponer en el Arts Center de Nueva York.

Las obras de la Colección Blaisten, que son muy selectas, son bastante representativas del quehacer de la artista, ya que los cuadros son representativos de su época más temprana, hasta el final de su vida.

Relata Blaisten que la primera exposición que hizo María Izquierdo fue presentada por Diego Rivera; en esa ocasión habló muy bien de ella, decía que era una de las grandes promesas. Lo que pasó después es que hubo algunas diferencias cuando ella incursionó en el muralismo, pues estaba entrando a los terrenos de Rivera y eso ya no le gustó, pero sí era una artista que respetaba.

Esa fue la razón por la que fue relegada por los “tres grandes”, quienes le impidieron y obstaculizaron sus esfuerzos por pintar murales en la Ciudad de México.

Blaisten niega que María Izquierdo sea comparable con Frida Kahlo, ya que son artistas muy diferentes, son fenómenos distintos: no hay que tratar de igualarlas o compararlas, ya que es injusto para ambas.

La obra más representativa de ese momento es La soga, de 1947, año que fue sumamente fructífero para María Izquierdo. Tras la decepción de su fallido proyecto mural de 1945, produjo algunos de sus óleos más fuertes e imaginativos. Organizó una exposición particular en su casa y otra individual en la Galería Mont-Orendáin, y exhibió tres pinturas de tamaño mural en el restaurante La Vie Parisienne de la Ciudad de México. Asimismo Izquierdo participó en exposiciones colectivas en Moscú y Washington, DC.

En una declaración publicada en 1947, Izquierdo reafirmó su enfoque personal e individual hacia la pintura, al insistir que “un cuadro es una ventana abierta a la imaginación humana”. Esta insistencia en el derecho universal del artista para trabajar según sus propias inclinaciones tenía mucho que ver con su amargo y polémico ataque a “los Tres llamados Grandes” en El Nacional (octubre de 1947), donde negó la idea de que había una sola ruta para la pintura mexicana: “Ninguna escuela posee la verdad estética absoluta”.

Claves

Vida y creación

-María Izquierdo conoció a Rufino Tamayo y estableció una relación sentimental.

-Durante cuatro años estos dos genios de la pintura mexicana compartieron su vida y su estudio.

-Su relación con Tamayo definió que parte de su creación de los años 30 presente marcadas influencias estéticas y temáticas; eso se puede ver en los retratos, los desnudos y las naturalezas muertas.

-No obstante, Izquierdo definió su trayectoria bajo la influencia de las ideas de vanguardia, así como de diversas manifestaciones de la cultura popular.