Falleció ayer el director de orquesta Armando Zayas

La música clásica les permite a los niños y jóvenes “conocer una cultura diferente a la que aprenden a través de la televisión”, decía.
Nació en la Ciudad de México en 1930.
Nació en la Ciudad de México en 1930. (Claudia Guadarrama)

México

El cariño por la música y por México fueron siempre las luces que guiaron el camino de Armando Zayas Pérez. Una muestra de ello fue el evento que organizó para conmemorar los 500 años de la Conquista: el Festival Internacional de la Pluralidad, que reunió a 96 grupos de artistas indígenas del continente americano, desde Alaska hasta la Patagonia.

Otra tarea que significó un gran orgullo para él fue la creación de la Escuela Mixe, después conocida como Centro de Capacitación Musical (Cecam) en Tlahuitoltepec, Oaxaca, por la que recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

"Me puse a trabajar en eso y fue una sorpresa; me puse nervioso, lo confieso, porque yo nunca había tenido nada que ver con antropología ni con grupos indígenas, pero desde luego lo acepté por el entusiasmo que había de las comunidades indígenas para hacer una escuela de música", explicó el director de orquesta en el video Armando Zayas. Un maestro con clase, a propósito del homenaje que le ofreció la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional (Osipn) en 2014.

Este impulso por la música mexicana, su calidad para dirigir así como sus composiciones y su compromiso con la enseñanza entre las nuevas generaciones representan, en su dimensión más profunda, a uno de los músicos mexicanos más importantes, como lo fue Armando Zayas Pérez quien falleció la mañana de ayer.

Compromiso con los jóvenes

El director de orquesta, quien nació en la Ciudad de México en 1930, falleció en su casa alrededor de las 6:50, a los 86 años de edad, víctima de un paro cardiaco, pues se encontraba enfermo de cáncer pulmonar.

De acuerdo con sus deudos, Zayas trabajó hasta sus últimos días como director de Orquestas Juveniles en el Centro Cultural Ollin Yoliztli, y como asesor musical de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. Le sobreviven su esposa María Luisa Ornelas y sus hijos Coral, Sigfrido, León David, Yanina y Julieta.

Ayer mismo la Secretaría de Cultura capitalina le rindió un homenaje de cuerpo presente en la Sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli, donde tocó la Orquesta Típica y la Orquesta Juvenil de ese recinto. Posteriormente el funeral se llevó a cabo en la funeraria García López de Miguel Ángel de Quevedo.

El compromiso de Zayas con los jóvenes era claro: en junio de 2014, cuando la Osipn le brindó el homenaje y era director de la Orquesta Sinfónica Juvenil en la delegación Magdalena Contreras, ofreció una entrevista a MILENIO, en la que dijo: "No se trata únicamente de que aprendan música sino que el programa tiene un trasfondo social. La música permite a estos niños y jóvenes, de ambos sexos, ingresar a un mundo que tiene características muy bellas, conocer una cultura diferente a la que aprenden a través de la televisión o la industria del disco popular, cuya calidad a veces deja mucho qué desear".

Fue alumno de Blas Galindo, José Pablo Moncayo, Carlos Jiménez Mabarak, Rodolfo Halffter, Jean Giardino, Igor Markevich y Sergio Celibidache, entre otros. Grabó discos, participó en festivales y dirigió orquestas dentro y fuera del país.

Recibió diversos premios y reconocimientos, y fue nombrado Ciudadano Honorario de Forth Worth, Texas. Se desempeñó como director titular de la Osipn, y dirigió las orquestas Típica de la Ciudad de México, del Conservatorio Nacional de Música, Sinfónica Nacional y Filarmónica de la UNAM, entre otras.

La Osipn le dedicará su próximo concierto, Selva, de su temporada Música y ecología, que se realizará el jueves 21 de abril a las 19:00 y sábado 23 a las 13:00, en el auditorio Ingeniero Alejo Peralta, del Centro Cultural Jaime Torres Bodet.