Fallecidos podrán legar todo lo acumulado en las redes sociales

Empresa española dialoga con el Colegio de Notarios para legalizar “herencias virtuales”.
Rosa María Luna, representante en México de Tellmebye.
Rosa María Luna, representante en México de Tellmebye. (Jesús Quitanar)

México

Al menos 100 mil mexicanos en los últimos tres años murieron sin haber heredado lo que fueron almacenando por años en las redes sociales: fotografías, libros, películas, música, textos de autor, documentos digitalizados, correos electrónicos, cartas de amor, diarios y hasta dinero virtual.

En el mundo existen 30 millones de difuntos en las mismas condiciones, según fuentes de empresas extranjeras que se dedican al seguimiento de redes sociales.

Esos difuntos que se fueron sin heredar sus riquezas virtuales lo perdieron todo por llevarse las contraseñas de sus redes sociales a la tumba. Pero esto puede cambiar.

En nuestro país, al igual que en España, existe una empresa de ese país ibérico denominada Tellmebye que durante el presente año registró gratuitamente 450 usuarios mayores de 14 años.

Todos firmaron su “legado virtual” que permitirá a sus herederos ingresar a sus cuentas y a sus propiedades. Incluso al dinero virtual.

Pláticas con notarios

Esta empresa, pionera en México, sostiene pláticas con el Colegio de Notarios para que otorgue el aval legal a ese tipo de herencias virtuales. Se buscan mecanismos para masificar ese tipo de herencias, informó a MILENIO la representante en México de tellmebye, Rosa María Luna.

El único filtro que por el momento tienen los suscriptores al “legado virtual” que promueve dicha empresa es que en caso de muerte de alguno de ellos, los familiares designados como herederos tendrán que mostrar el acta de defunción y algún otro papel oficial para comprobar.

La empresa confía que para el próximo año los notarios mexicanos den su aval a este tipo de herencias y las puedan legalizar de algún modo. “Hasta el momento solo tienen validez moral”.

Esta es una herramienta gratuita en línea que promueve el “legado virtual”; hoy en día “la gente se pregunta: qué pasa con mis redes sociales, con mis contraseñas, con mis correos, cuando yo muera. tellmebye, ampara todo eso”.

La empresa ofrece una cuenta de correo y en el formulario que el suscriptor debe llenar se pide el nombre de tres herederos de entera confianza y los correos electrónicos de éstos. Cuando el suscriptor muere, los herederos lo notifican y piden tener acceso a las contraseñas y el contenido.

Si no hay herederos, las riquezas de los difuntos “se quedan ahí, hasta que cada red social decida dar de  baja la cuenta por inactividad”.

En el caso de Facebok ,“ellos han hecho una nueva aplicación que le llaman cuentas conmemorativas. Ellos determinan un tiempo pero no dan opción para ingresar a la cuenta del difunto. La familia recupera imágenes, videos, voz, pero entrar a las cuentas, no. Nosotros somos una solución”.

La representante de tellmebye recordó que hay muchos usuarios de la web que crean una cuenta, compran discos o libros pero los familiares no saben de esas compras o no tienen la contraseña “no hay registro, todo se pierde”.

El servicio del “legado virtual”, será dado a conocer el próximo mes de marzo durante la celebración del evento anual Expo Funeraria. La idea es que las funerarias lo incorporen dentro de sus servicios

“Nos gustaría que la gente que llega a comprar planes previsorios, conozcan el ‘legado virtual’ y en su momento la misma funeraria recuerde a los deudos que tienen un legado virtual”.

La empresaria confió en que el servicio de tellmebye mantiene los puntos de seguridad. “Trabajamos con servidores encriptados y no cualquier persona tiene acceso a los datos personales”.

Para acceder al formulario y registro del testamento virtual hay que ingresar a la página www.tellmebye.com. Se crea una cuenta con nombre de usuario y contraseña; se ingresa al panel de control y se registran las redes virtuales del usuario, nombre, teléfono y correos electrónicos de los herederos.

Aquí mismo se puede anotar la última voluntad del firmante e incluso el epitafio que desea una vez muerto o videos sobre los mensajes que quiera dejar a sus seres queridos.