CRÓNICA | POR KAREN JULIBETH

Lo cotidiano de vivir entre dos mundos

Personaje de la FIL de Guadalajara

No importa el cansancio, Miriam Nahmad, de padre israelí y madre mexicana, está feliz de representar a algunos artistas del Estado de Israel en la FIL de Guadalajara.

Miriam Nahmad vivió dos años en el Estado de Israel.
Miriam Nahmad vivió dos años en el Estado de Israel. (Karen Quevedo)

Guadalajara

—Sí. Son Olivos. Y la instalación del stand del Israel, como la acondicionó el arquitecto, es como si fuera el monte Sinaí. Lo que ahí predomina son los olivos. La leyenda en hebreo que tienen las macetas de los árboles es el nombre de una institución israelí que recauda fondos para la plantación y conservación de árboles en el Estado de Israel, porque es un país muy árido.

Con voz afónica y una sonrisa imborrable, Miriam Nahmad repite la explicación una y otra vez a los asistentes de Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara que llegan al stand del país invitado. Pero eso la tiene sin cuidado, ella está feliz de representar a los artistas del Estado de Israel.

El lugar destinado a la literatura y cultura hebrea está conformado por tres montículos de cajas de madera, tipo guacal. Los libros y artesanías están acomodados en las escaleras que se forman, resultado de la estructura piramidal. El stand fue creado a semejanza del monte Sinaí, donde, según la Biblia, Dios entregó a Moisés los Diez Mandamientos.

Lo que más le gusta de estar en la fiesta editorial más importante de Iberoamérica es el interés de la gente. "Es impresionante lo que sabe la gente no judía del Estado de Israel. Es impresionante cómo la gente se interesa en la historia, en el significado de los objetos religiosos... en todo. Nos hacen muchísimas preguntas que nunca nos imaginamos que nos harían", dijo.

Aunque es la primera vez que viene, no tuvo que prepararse para estar aquí. Así como en la FIL de Guadalajara, en su vida cotidiana camina entre dos mundos: México e Israel. De padre israelí y madre mexicana, se define como una "judía orgullosamente mexicana". Y confiesa:

"De casada me fui a vivir año y medio a Israel con mis hijos. Pero definitivamente nuestro lugar es México. Como país y como identidad, sí Israel. Pero México nos ha dado muchas cosas, entonces estamos felices de estar acá", dijo mientras la gente llegaba al stand y se le juntaba los futuros compradores a su compañera.

Del 30 de noviembre al 2 de diciembre, lo que dura la feria, presentará y mostrará algunas piezas de artistas y diseñadores judíos de arte contemporáneo. "La Embajada de Israel nos hizo el favor de invitarnos para mostrar el arte, la artesanía israelí", dijo.

Miriam trabaja para BlessÄrt, una tienda ubicada en Polanco, en la ciudad de México, que ofrece artesanías israelís de diferentes texturas y materiales, como cerámica, hoja de aluminio, cristal, baño de oro o piedra de Jerusalém; los mismos que ofrece a la venta en la FIL de Guadalajara.

Lo que más se vende es el famoso candelabro hebreo de nueve brazos, el januquiá. Utilizado en la Fiesta de las Luminarias o Janucá para conmemorar la victoria del pueblo hebreo contra los griegos. Es por el que preguntan más.

A la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara asistieron los escritores David Grossman, Etdgar Keret y Zeruya Shalev. Además los Premios Nobel de Química, Ada Yonath y Dan Shechtman.