CRÓNICA | POR KAREN JULIBETH

La potente literatura de las editoriales independientes

Personajes de la FIL: El autor primerizo

Diego Velázquez Betancourt presenta por primera vez en la FIL de Guadalajara, su novela La noche que asolaron Tokio (Ediciones del Ermitaño).

Diego Velázquez Betancourt es un escritor de la noche.
Diego Velázquez Betancourt es un escritor de la noche. (Karen Quevedo)

Guadalajara

Es su primera novela, su primera presentación literaria en la Feria del Libro (FIL) de Guadalajara. Diego Velázquez Betancourt estaba nervioso. Se le notaba y no lo negó.

La última vez que vino a la FIL de Guadalajara fue hace diez años. Entonces era uno más, un espectador. O casi. "Había salido una pequeña antología en la UNAM, Moscas, niñas y otros muertos, donde venían algunos cuentos míos. Pasé a ver si ahí estaba en el stand de la universidad, y sí, sí estaba allí", dijo al terminar la presentación de La noche que asolaron Tokio, publicado por Ediciones del Ermitaño.

La impresión de asistir a la fiesta del libro más importante de Iberoamérica, lo llevó a preparar un texto que se llamará Retazos de la FIL, donde quiere "hablar sobre lo que he visto como autor que viene a presentar su primera novela". Todavía no se sabe lo que contendrá, ni el ánimo de la redacción. Pero se sabe que es consciente de la importancia de esta feria a nivel nacional y mundial.

Lo que es evidente son los espacios para editoriales independientes, que sólo tienen doce lugares, frente a los más de cien stands que ocupa, en el área nacional, los demás grupos editoriales.

Velázquez cree que la industria editorial olvida a los nuevos escritores, "como los que están en los blogs", por poner un ejemplo. Sólo las editoriales independientes son las que arriesgan a promocionar a nuevos autores, como es su caso con Ediciones del Ermitaño.

"Las grandes editoriales también están descubriendo talentos nuevos..., pero son uno o dos al año, y así arman su catalogo. Todo lo demás en internacional, es lo que satura nuestro mercado mexicano. Son las editoriales independientes las que de verdad están sacando hacia adelante a los nuevos escritores, los nuevos valores... Es cuestión de que la gente se asome a ver lo catálogos de las editoriales independientes y verá que no son quizá tan conocidas pero sí tienen una literatura muy potente", dijo.

En esta ocasión, además de presentar su libro acompañado del escritor Alberto Chimal, no compró libros y no tiene pensado hacerlo. Recorrió toda la FIL, y en especial los stands de las editoriales Sexto Piso y Almadía.

Está en desacuerdo que el internet se limité a unos cuantos en la FIL. Sólo hubo para los organizadores, expositores y prensa. Si la señal se abriera al público "estaría muy chido. Los nuevos libros electrónicos se podrían manejar mejor... Las personas lo compartirían más rápido. En fin", dijo.

Para Velázquez Betancourt las ferias del libro en sí son buenas. Además de la venta y exhibición de publicaciones; es importante las actividades que acercan a los lectores y posibles lectores al mundo del libro: conferencias, pláticas, talleres, conciertos, etcétera. Lo importante, destaca, es que lleguen a los lugares más remotos del país.

"Me parecen necesarias las ferias. De cualquier tamaño y en cualquier parte que se lleven a cabo. No nada más la ciudad de Guadalajara o en la ciudad de México, también en los lugares más pequeños, como ayuntamientos donde no llegan libros durante años, no tienen ni librerías", dijo.

EL PROCESO CREATIVO

Velázquez tardó cuatro años en escribir La noche que asolaron Tokio. "Tres para hacer la obra e ir dándole forma". Al año siguiente dejó reposar el texto, para después "quitar y poner... Mover, ajustar los motores de las palabras".

Después de un libro de cuentos, Mi vida como payaso salvaje, y otros tantos sueltos. Se inaugura como novelista, pero para él no hay diferencia entre los dos géneros literarios, a la hora de escribir. "Básicamente a mí siempre me ha gustado la narrativa... Según el tema, es la extensión", dijo.

Es un escritor de la noche. La soledad y el silencio la predisponen a la escritura. El mejor momento para su creatividad es "cuando ya la casa se ha sosegado, cuando ya todas las actividades diarias han cesado... Los niños están dormidos, mi mujer está haciendo sus cosas y yo puedo quedarme en un cuarto escribiendo", dijo.

Diego Velázquez Betancourt nació en 1978 en la ciudad de Puebla. Es escritor, editor y traductor. Ha publicado varios relatos en cuadernillos artesanales. su primer libro de cuentos se llama Mi vida como payaso salvaje (2007). Su primera novela, La noche que asolaron Tokio (2013), es la historia de Ándres, un estudiante de historia, trabajador de medio tiempo en una obra teatral de zombis y en un supermecado transnacional. El protagonista un día despierta y de la civilización sólo encuentra sus objetos, y ninguna persona.