En la FIL, el FCE comienza la fiesta por sus 80 años

El acto central para la celebración de septiembre del próximo año será un encuentro de escritores, libreros, editores y lectores, anunció Carreño Carlón
Juan Villoro en la presentación de libro Espejo retrovisor
Villoro participará en los festejos del FCE (Luz Vázquez)

Guadalajara

El Fondo de Cultura Económica (FCE) llegará a 80 años de existencia en septiembre de 2014. Para festejarlo prepara diversas actividades y la publicación de libros conmemorativos; pero al mismo tiempo dentro de la institución también se tiene en mente lo que será su futuro.

La Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara fue el escenario para comenzar las actividades celebratorias: se llevó a cabo una mesa redonda en la que se plantearon los retos que deberá asumir la institución hacia sus nueve décadas de existencia.

El Homenaje de Periodismo Cultural Fernando Benítez, hace reflexionar a Villoro sobre ese ámbito en la actualidad

Fernando del Paso, Ricardo Piglia —ambos a través de un video, aunque el primero estuvo presente—, Juan Villoro, Pablo Raphael y el director del FCE, José Carreño Carlón, fueron los encargados de reflexionar acerca de las tareas que deberá asumir, sobre todo en su relación con Hispanoamérica; por ello se pusieron sobre la mesa asuntos como la traducción y la circulación de los libros.

“Recuerdo el modo en que circulaban los libros del Fondo en Buenos Aires”, dijo el argentino en pantalla, y añadió que era muy diferente “a lo que está sucediendo hoy, que nos encontramos en una realidad en la que parece existir una suerte de balcanización, porque los espacios de lectura y las circulaciones de los libros se han aislado y es difícil que libros de México lleguen a Buenos Aires o libros de Colombia lleguen a Chile”, ante lo cual llamó a discutir por qué “viajamos más los escritores que los libros”.

Tras hacer un breve recuento de su relación con el FCE, el mensaje de Fernando del Paso pidió que continúe su liderazgo en México y América Latina, “que no deje a un lado su beligerancia, que entre sus principales e irrenunciables metas se encuentre siempre la libertad de pensamiento y expresión, que mantenga siempre la libertad de pensamiento y expresión”.

Por su parte Juan Villoro resaltó que vivimos un tiempo en el que hay una dispersión tecnológica y la discusión intelectual se ha adelgazado, por lo que no pensamos en América Latina como un referente: “En este horizonte hay menos participación en los discursos que buscan transformar la realidad en su conjunto y oponer otras formas de vida y de circulación de la letra. Hay un momento de relajación que se debe reactivar y el FCE puede ser una plataforma para ello.”

Pablo Raphael reconoció que hay condiciones propicias para el cambio en la creciente interrelación política y comercial entre los países de América Latina, pero el gran proyecto del Fondo será continuar su expansión en el país y “convertirse en una institución global capaz de inventar mecanismos de cooperación en el espacio digital y atender los retos que significa un mundo abierto y lleno de retos comunes”.

En septiembre de 2014 se realizará un encuentro internacional de escritores, libreros, editores y lectores, “para definir las líneas editoriales que trazaremos para iniciar la novena década”, dijo José Carreño Carlón.

Homenaje a Juan Villoro

El escritor Fernando del Paso pidió a Villoro que continúe su liderazgo en México y América Latina

El Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, que recibirá mañana en la noche, hace reflexionar a Juan Villoro sobre ese ámbito en la actualidad, con la certeza de que “el periodismo cultural goza de muy buena salud en los periodistas culturales; lo que está amenazado son las plataformas para ejercer el oficio”.

“Hemos visto cómo se han adelgazado muchos periódicos y esto ha afectado a las secciones culturales: yo digo que los periodistas cada vez están más gordos y los periódicos cada vez más flacos. Al reducirse el espacio, la mayoría de las secciones de cultura son esclavas de la cartelera, las novedades editoriales y la pauta que dictan los funcionarios del ramo. Tenemos un déficit de espacio y por lo tanto un déficit de discusión.”

Para Villoro, es fundamental darle a la cultura espacios más o menos extensos, porque no es un tema que se preste para lo que llamó “periodismo de pastilla”, porque depende de la discusión y de la profundidad.

El escritor aseguró que la cultura es la manera de representar al mundo y el buen periodismo tiene que estar bien escrito: “Un periodismo bien escrito debe asumir que la realidad está en el texto; en esa medida escribir bien es hacer buen periodismo cultural”.