Con sus programas, NL transforma el Cervantino

El estado norteño propone actividades educativas para las familias, además de la rehabilitación de la antigua estación de ferrocarril.
Los jóvenes de Nuevo León pintan la plaza de toros de Guanajuato.
Los jóvenes de Nuevo León pintan la plaza de toros de Guanajuato. (Nelly Salas)

Guanajuato

La aportación que ha hecho Nuevo León, estado invitado, al Festival Internacional Cervantino con sus propuestas Calle Genera y La Maestranza es real; hasta el año pasado, la llamada Fiesta del Espíritu no contaba con un programa que involucrara tan directamente a los jóvenes como ahora.

El compromiso regio es total: con semanas de anticipación llegó a Guanajuato un grupo de expertos del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte), que preside Katzir Meza Medina, para conocer los espacios que se transformarían en verdaderos foros culturales. Encontraron un lugar que reunía las características que ellos buscaban: la antigua estación de ferrocarril.

La transformación que lograron fue increíble: de la noche a la mañana, el abandonado espacio se convirtió en un lugar transitable, que ahora disfrutan no solo los jóvenes sino familias enteras. Ese cambio fue posible gracias a la participación de la comunidad, que contribuyó a limpiarlo y a pintar la ex estación de ferrocarril, que se encuentra en el Barrio de Tepetapa, a unos 15 minutos del centro de la ciudad.

El propósito de Conarte, institución promotora de La Maestranza, taller de creatividad, es ofrecer durante los 19 días de fiesta cervantina las tradiciones populares, las costumbres y el folclor de Nuevo León, explica Carlos García, gerente del proyecto Cervantino Conarte La Maestranza.

Para llegar a todos los sectores de Guanajuato, Nuevo León estableció un programa especial, cuya apuesta es que a través de actividades educativas por las mañanas, talleres familiares y proyección de cine por las tardes, así como con conciertos didácticos por las noches, pueda generarse un vínculo fraternal y cultural con la comunidad de Guanajuato.

Con varios meses de anticipación, Conarte estableció un acuerdo con las autoridades educativas de Guanajuato para invitar, durante el Cervantino, a niños de diversas escuelas a los talleres que ofrece La Maestranza. "De lunes a viernes, nosotros vamos en camiones especiales directamente por 150 niños y niñas para que disfruten de talleres de pintura, escultura, fotografía y pantomima; de funciones de teatro, un paseo con títeres, así como de narraciones de leyendas y cuentos de Nuevo León", indica Carlos García.

La Maestranza es el equivalente a lo que sería "la casa" del estado invitado del FIC: la casa Nuevo León. "Visitamos diversos inmuebles maravillosos, pero no quisimos limitarnos a cuatro paredes, que podrían resultar insuficientes, para poder desarrollar nuestro amplio programa artísticos y cultural".

El nombre de La Maestranza tiene que ver con los orígenes del estado, ya que en sus inicios, los pobladores recolectaban y guardaban víveres y armamento en una fortaleza llamada justamente de esa manera. Así que, al utilizar esa analogía en el Festival Internacional Cervantino, Nuevo León instaló esta fortaleza de creatividad.

Lo mejor es que este concepto creado para el 42 FIC regresará a NL para recorrer diversos municipios lejanos de Monterrey, a los que se piensa llevar esta propuesta cultural.

Calle Genera, el gran proyecto de NL que retomó el FIC para acercar los jóvenes al Cervantino, tiene como antecedente el Festival de Expresiones Urbanas, surgido en 2011 en ese estado.

El fin de esa apuesta es atraer a los jóvenes en situación de riesgo y darles espacio, ese que en la mayoría los casos se les niega en los museos, en los centros culturales y en las galerías.

El grafiti, que es tan perseguido, en NL es valorado: "En las paredes del Metro de Monterrey, que eran intocables, se hicieron unos grafitis con artistas de todo el mundo. Por eso aquí en Guanajuato pensamos en destinar la plaza de toros para que los grafiteros se expresen y dejar un legado a Guanajuato".