El FCE, “un agente del cambio”: Emilio Chuayffet

En el festejo, Juan Villoro dice que uno de sus desafíos es apelar a la circulación de los libros, sin la presión de las mesas de novedades.
José Carreño, Sergio Ramírez, Emilio Chuayffet y Fernando del Paso durante el acto.
José Carreño, Sergio Ramírez, Emilio Chuayffet y Fernando del Paso durante el acto. (Mónica González)

México

La ceremonia de festejo resultó un tanto larga, pero quizá solo lo necesario para reconocer las aportaciones de una institución como el Fondo de Cultura Económica (FCE) al llegar a sus 80 años de existencia: una editorial que comenzó con libros de economía y hoy tiene un espíritu iberoamericano reconocido por todos.

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet Chemor, aseguró que el fondo es la mejor prueba de que el libro también trasciende la geografía, acercando a los países de América con España y permitiendo a mujeres y hombres de todas las latitudes comprender los debates de su época: “Se ha convertido en agente del cambio, un inductor de exploraciones intelectuales, que ha cultivado mentes y espíritus para ayudarnos a no temer al cambio, sino a navegar con él, a usarlo y aprovecharlo, para conseguir con él sus objetivos”.

Durante un acto en el que también estuvieron presentes el rector de la UNAM, José Narro Robles; el titular del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, así como ex directores del Fondo, entre ellos Enrique González Pedrero, Gonzalo Celorio y Joaquín Díez Canedo, además del actual, José Carreño Carlón, el titular de la SEP destacó las aportaciones de la institución como un catalizador para que lectores de diversos países compartan “un espacio intelectual que a todos nos enriquece.

“Estamos convencidos de que hay que cambiar la educación e impulsar la cultura, como los medios para fortalecer la cohesión y la inclusión social, y también para prevenir la violencia”, dijo.

Entre 1934 y 1938, el FCE había publicado 11 libros; en la actualidad publica al año más de mil, entre novedades, reimpresiones y libros electrónicos. Su catálogo es superior a las 10 mil obras, más de la mitad aún vivas; cuenta con 25 librerías y piensan cerrar el año con otras tres.

Festejo continental

La ceremonia se transmitió a todas las librerías del fondo, tanto del país como del extranjero, y se hizo una especie de selección geográfica en la que participaron Javier Cercas (a través de un video), Ricardo Piglia (en un texto leído por Tomás Granados), el nicaragüense Sergio Ramírez y el cubano Arturo Arango, de manera presencial, mientras que por la parte mexicana intervinieron Juan Villoro y Fernando del Paso —éste también a través de un mensaje grabado.

En la Unidad de Seminarios Jesús Silva Herzog, Villoro advirtió que el FCE tiene la obligación de mantener un archivo disponible, más que gestionar un catálogo museístico; en especial habló de que uno de sus grandes desafíos es apelar a la circulación de los libros, sin la presión de las mesas de novedades.

Luego de señalar que el fondo debe ser un empeño de Estado, no de gobierno ni de partidos, el escritor mexicano reconoció la importancia de apostar por la educación y por los libros para enfrentar diversos problemas, en especial los de violencia que se viven en diversas regiones del país.

“La manera más duradera y resistente de tener una política de seguridad es apostar por la educación y por los libros; de ahí la importancia de un proyecto como el de Apatzingán, como un intento de recuperar el tejido social de la discusión y la convivencia que nos dan los libros, sobre todo de la generación de valores que fomentan”.

Antes, Sergio Ramírez había manifestado que una empresa cultural es verdadera cuando su obra trasciende de una generación a otra, como ha sucedido con el fondo. Por su parte, Arturo Arango y Ricardo Piglia reconocieron que, gracias a un libro publicado por el FCE, descubrieron su vocación literaria: cuando tuvieron entre sus manos Pedro Páramo o El llano en llamas, de Juan Rulfo.

La celebración va a durar hasta el domingo, a través del festival El Libro y sus Lectores, integrado por una feria del libro latinoamericano, además de actividades como cuentacuentos y mesas redondas sobre la vida editorial mexicana.

Entre los invitados se encuentran los editores Eduardo Rabasa, Ricardo Cayuela Gally, Carlo Feltrinelli y Jorge Herralde; los escritores Élmer Mendoza, Juan Villoro, Antonio Malpica, Jorge Volpi y Sergio Ramírez, además de especialistas en temas como fomento a la lectura.

• • •

Acabar con “las insularidades”: Carreño Carlón

Uno de los ejes en la celebración del Fondo de Cultura Económica fue su convocatoria ¿Qué esperar del FCE al inicio de su novena década?, de donde podrían salir hasta líneas de acción de la institución, como una apuesta fundamental para su fortalecimiento en el futuro.

Entre las líneas planteadas por su director, José Carreño Carlón, están contribuir a superar el déficit de librerías que hay en México, para lo cual habría colaboración con los gobiernos de los estados, al tiempo de confirmar su posición como líder en la publicación de libros electrónicos, pues esperan cerrar el año con alrededor de mil títulos disponibles.

En especial, Carreño Carlón se refirió a la necesidad de acelerar la expansión del FCE en el mundo, con lo que se pueda liquidar lo que llamó “las insularidades que limitan la circulación de los libros en el continente”.

Inclusive, planteó al secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, que en la próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, a celebrarse en diciembre próximo en el puerto de Veracruz, se busquen los acuerdos que permitan la circulación de los libros en los países latinoamericanos.

• • •