El musical que ofrece volver a creer

Desde hace semanas, en diversas sedes de la ciudad, se empezó a construir con base en creer y a manera de rompecabezas, un ambicioso proyecto artístico que se ennoblece por ser un regalo de ...

Tampico

Believe. En una sociedad que a veces pierde la esperanza, ‘believe’ es un gran mensaje.

Un concierto navideño, o más que eso; un espectáculo que ofrece un recital de orquesta, actores en vivo, tenores y sopranos, voces de niños, bailarines, y una compleja ambientación bajo el poderoso mensaje de la esperanza, de creer.

La transformación de una idea en un proyecto conceptual ha sido “un trabajo muy arduo” comenta Irma Meza, quien funge como directora de la puesta en escena.

“La esperanza, la fe en no perder, el creer en un mundo mejor y que es posible nos es afín a todos en cualquier época, y hoy estamos en una época donde es muy fácil perder las esperanza y dejar de creer, me parece que es un momento oportuno”.

La propuesta surge a raíz de una idea de Mario García Rojas del Pozo, director de Negocios, de ofrecer un mensaje positivo a la ciudad, basada en el argumento de la cinta El expreso polar, pero no es en sí esa historia, sino los elementos implícitos, el mensaje.

Luego se genera una historia, guión piezas musicales, arreglos, casting, diseños de escenario y vestuarios, ambientación, etcétera.

Casi 70 personas participan de una u otra manera en la puesta entre el grupo actoral, las voces de cantos, la orquesta de 45 músicos formada especialmente para esta obra, creativos y staff, en un trabajo que surge desde tampiqueños y para tampiqueños o habitantes de la zona conurbada.

“Hay que resaltar que  no se contrató arte de fuera, este proyecto se hizo desde cero con artistas de la zona, remunerado, y eso es muy importante”.


Cada una de las piezas de la obra

Enrique, Andrea y Alberto están en el salón amplio y limpio de muebles de la Galería Project art frente al maestro Arturo Esquivel Brand.

Sus voces son dulces, apenas suenan mientras practican los movimientos.

El personaje de Enrique no cree en la navidad, y Andrea y Alberto tratan de darle un poco de esperanza.

“Siento que yo también creo” dice Andre sobre su personaje de la obra.

El maestro quien será director de la orquesta ofrece su punto de vista “el proyecto nos encantó, tienen todo, muy completo, música y actuación y me gustó porque va quedar una idea muy clara, obviamente es muy claro para nosotros, y eso ayudará penetrar en el sentir del público”.

En la Casa Marianela los participantes del Gran Concierto de Navidad, que constará de piezas musicales interpretadas músicos de la zona sur del estado y se ‘aderezará’ con  una historia teatralizada, ensayaron desde tempranas horas del domingo.

Rodolfo ‘Mussy’ Rodríguez,  coach de los actores,  explicó que llevan dos semanas trabajando a diario. Serán cerca de 70 personas, entre niños, cantantes y músicos, las que participarán en la puesta en escena. 

El objetivo de la mezcla distintas expresiones artísticas es revivir el espíritu navideño en los espectadores, mismo, que comentaron los integrantes del equipo escénico, se va perdiendo al crecer debido al estrés, preocupaciones y rupturas familiares, “se trata de recuperar el entusiasmo que teníamos en la infancia cuando se aproximaba Navidad”.

Paloma René, una de las artistas más pequeñas con solo diez años,  externó que “actuar es muy bonito porque es como jugar en compañía de adultos”.

En un ambiente de camaradería, donde se efectuó uno de los últimos ensayos previos al martes 13 de diciembre, Luis Giovanni Ugalde comentó que el proceso creativo se basó en la lectura y plática de la historia, “la leímos demasiadas veces para concretar las imágenes con las que construimos el concepto”. 


Otro de los espacios donde se prepararon para ‘la gran noche’ fue la sala subterránea de la biblioteca central de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, campus Tampico-Madero, donde más de 20 músicos se agruparon para entonar piezas y acordar los arreglos de canciones como Noche de Paz y Llegó la Navidad.

Encargados de los violines, violonchelos, flautas, trompetas, coristas y tecladistas se mostraron listos para la presentación. 


EVT