La tradición de retratar a los muertos

El INAH en Durango en coordinación con el Museo Bebeleche llevaron a cabo la inauguración de la exposición fotográfica denominada "Difuntos", en la cual se muestran un total de 24 imágenes.
La exposición se encuentra en el lobby del Museo Bebeleche y permanecerá hasta el 8 de noviembre, de martes a domingo de 10 am a 18 horas.
La exposición se encuentra en el lobby del Museo Bebeleche y permanecerá hasta el 8 de noviembre, de martes a domingo de 10 am a 18 horas. (Gilberto Lastra Guerrero)

Torreón, Coahuila

Con la finalidad de dar a conocer la cultura y las costumbres que se realizaban hace 100 años en algunos países como México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en coordinación con el Museo Bebeleche, llevaron a cabo la inauguración de la exposición fotográfica denominada "Difuntos", en la cual se exponen un total de 24 fotografías, las cuales en su mayoría son retratos de menores difuntos, mejor conocidas como los angelitos.

La tradición de la fotografía post mortem nace cuando los familiares de los fallecidos buscaban quedarse con algún recuerdo de los seres queridos que fallecían.

Sirle Rojas, delegada del INAH en Durango, comentó que la muestra fotográfica es un testimonio de las costumbres que se perdieron hace 40 años, aproximadamente, las cuales se realizaron entre los años 1920 y 1975.

"En la exposición se podrán ver diferentes objetos e imágenes sobre los rituales y protocolos que se seguían después del fallecimiento en el siglo XIX y hasta mediados del siglo XX", señaló.

Explicó que la tradición de la fotografía post mortem nace cuando los familiares de los fallecidos buscaban quedarse con algún recuerdo de los seres queridos que fallecían, pues en ocasiones no había fotos de sus familiares y optaban por tomarlas para mantener vivo el recuerdo.

Señaló que la fotografía mortuoria no era considerada morbosa, debido a la ideología social de la época del Romanticismo.

En ese período se tenía una visión nostálgica de los temas medievales y se concebía la muerte con un aire mucho más sentimental, llegando algunos a verla como un privilegio.

La práctica consistía en vestir el cadáver de un difunto con sus ropas personales y participarlo de un último retrato grupal.

"Difuntos" refleja una costumbre que se ha perdido con el devenir del tiempo y transmite emociones plasmadas en momentos de angustia donde la vida se ve nulizada ante la inminencia de la muerte.

La exposición se encuentra en el lobby del Museo Bebeleche y permanecerá hasta el 8 de noviembre, de martes a domingo de 10 am a 18 horas.

Finalmente, comentó que la fotografía de difuntos fue una práctica que nació poco después que la fotografía (un 19 de agosto de 1839) en París, Francia, que luego se extiende rápidamente hacia otros países. La práctica consistía en vestir el cadáver de un difunto con sus ropas personales y participarlo de un último retrato grupal, con sus compañeros, familiares, amigos, o retratarlo individualmente.