La cibernética de Stephen Willats llega al Tamayo

El museo inaugurará el próximo jueves 22 de enero la exposición del artista inglés que consta de 50 piezas: 'Hombre del siglo XXI'.

México

Stephen Willats. Hombre del siglo XXI es la nueva exposición que el Museo Tamayo inaugurará el 22 de enero, y con la cual pretende llamar la atención después del fenómeno que causó Obsesión infinita, de Yayoi Kusama.

Si bien estos artistas son completamente diferentes, pues se formaron en contextos distintos, la idea del museo es seguir exhibiendo creadores que han dejado huella a su paso.

Este es el caso de Williats, dice Julieta González, curadora de la muestra, Stephen Willats. Hombre del siglo XXI, quien explica que se debe tomar en cuenta el trabajo que Stephen hizo en las décadas de los sesenta y setenta, en especial con la cibernética y el desarrollo de estructuras sociales, para entender el arte contemporáneo actual.

El nombre de la exhibición, que contiene 50 piezas, responde a un personaje que él creó en los años setenta, Hombre del siglo XXI, que venía del futuro para ver cómo vivía la gente del pasado: Se vestía completamente de plateado, usaba un Volkswagen que parecía nave espacial y tocaba la puerta de las casas en los suburbios londinenses para encuestar a la gente.

Entre las preguntas que hacía —cuenta la museógrafa que visitó unas diez veces al artista para armar esta exposición— se encontraban las aspiraciones y deseos personales, cuáles eran sus vacaciones ideales, si preferían vivir en la ciudad o en el campo, así como les pedía que diseñaran su carro y casa ideal.

Esto lo hizo como un ejercicio publicitario porque quedó interesado en la transformación que sufrió Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial: cómo pasó de ser una sociedad aristocrática y victoriana a un país que promovía el bienestar social, explica.

Hay obras que muestran la abstracción influenciada por las teorías del color y su uso en la publicidad: "Él trabajó en una oficina de publicidad, y le interesaba averiguar cómo el color podía influir en cierto estado mental de las personas", argumenta.

"Entre las líneas de investigación que se aprecian en la exhibición se encuentra la relación entre arte y tecnología: ¿Cómo se produce arte en el contexto de una sociedad de la información y que claramente se encuentra invadida por la tecnología? Me interesa volver a momentos fundacionales: Artistas que trabajan temas, por ejemplo, como la cibernética, y que en su tiempo no fueron tomados en cuenta", argumenta en entrevista.

Stephen comenzó a abordar este tipo de temáticas desde 1961 en Gran Bretaña. A pesar de que fuera de su país no es un hombre tan conocido, es interesante revisar su obra porque dentro de la abstracción geométrica desarrolló un patrón, un sistema y una organización de trabajo, menciona.

"Toda su obra tiene que ver con organización y sistemas; también con lo que se conoce como el homeostato, que en la cibernética vendría a ser una especie de máquina que intercambia energía e información. Por ejemplo: es el principio para que funcione el termostato; el homeostato se convierte en el principio organizador del pensamiento de Willats", comenta.

Según la curadora, este artista irrumpió en el arte cuando era muy joven y fue asistente de la Drian Gallery en Londres, donde conoció al argentino Gyula Kosice, a quien ayudó por un tiempo, siendo éste una especie de mentor para Willats.

Más adelante, en la galería New Vision Centre, de Denis Bowen, que fue el lugar donde se conocieron Yoko Ono y John Lennon, Willats se auto denominó diseñador conceptual, porque la idea de lo artista no se usaba, recuerda la museógrafa.

Como muestra de ese trabajo de diseñador conceptual, la exposición presenta una serie de obras que lo mismo van desde ropa para obreros, cascos, un sillón de un módulo, que es auto organizacional y contiene cajones y taburetes para recargar los pies, hasta dibujos con el diseño de edificios y casas, que rompen con las estructuras de hierro dominantes y que hacen más amigables los lugares de trabajo y las casas, dice González.