Exponen a Kati Horna por primera vez en Francia

Su obra es una crítica social a las utopías totalitarias y la búsqueda de una de tipo individual.
Serie 'Oda de la necrofilia', 1962.
Serie 'Oda de la necrofilia', 1962. (Cortesía©2005 Ana María Norah Horna y Fernández )

México

La obra de la fotógrafa mexicana de origen húngaro, Kati Horna (1912-2000) llega por primera vez a Francia. Desde ayer y hasta el 21 de septiembre se presentará en el museo Jeu de Paume de París, bajo el título homónimo del nombre de esta artista.

La exhibición se presentó originalmente en el Museo Amparo de Puebla en diciembre de 2013. Compuesta por 150 imágenes y un diaporama para un libro de Ricardo Legorreta, hace un recorrido por la trayectoria personal y profesional de esta fotógrafa, que en 1932 se trasladó a París, proveniente de Budapest —su ciudad natal—, donde completó su formación, y realizó varios reportajes para la agencia francesa Agence Photo, como El mercado de las pulgas y Reportaje de los cafés de París, entre otros.

Ángeles Alonso, curadora de Kati Horna, dice que la exposición es importante porque es la primera ocasión que se presenta la obra de la artista en Europa, a pesar de que sí hubo dos muestras pequeñas en España, sobre la Guerra Civil, y una en Inglaterra, en la que se presentó su trabajo junto al de Remedios Varo y Leonora Carrington.

"Kati Horna vivió cuatro años en París, de 1933 a 1937, y volvió a pasar por esa ciudad en 1939. La inauguración ha tenido un éxito increíble. Por ejemplo, en el periódico Le Quotidien se publicó un artículo con el título 'Kati Horna, un nuevo cometa de la fotografía'", dice en entrevista con MILENIO.

La exhibición se divide cronológicamente, y se siguen los pasos de la artista por medio de su fotografía: las primeras imágenes que se colocaron en el Jeu de Paume, las que hizo en 1933, el retrato de Kati Horna por Robert Capa y viceversa, comenta.

"Después aparecen fotografías de Budapest, su ciudad natal; Berlín, París, España durante la Guerra Civil; un pequeño pasaje por París nuevamente, y México. La muestra termina con los trabajos que realizó para la revista S.nob, de Salvador Elizondo", menciona.

Se mostrarán 50 documentos que no se conocían en Francia, algunos de Salamanca y el resto de México: "Son las revistas que se publicaron durante la Guerra Civil Española, como Umbral, Mujeres libres y Tierra y libertad, entre otras, en las cuales Kati participó y en las que conoció a su marido José Horna", recuerda Alonso.

La obra de esta artista tiene múltiples significados para la Francia del siglo pasado, dice la museógrafa, y es un testimonio de los conflictos bélicos que atravesó Europa por la exclusión de la diferencia; Horna fue una víctima de diversos regímenes represivos, desde Hungría hasta España, cuando los republicanos fueron derrotados en la Guerra Civil.

"Su obra es una crítica social a estas utopías totalitarias, hay una búsqueda permanente en ella por encontrar una utopía individual. Kati integró en sus fotografías todas las propuestas vanguardistas que había en Europa, como el constructivismo ruso, la objetividad alemana y el surrealismo, sin decir que perteneció a alguna de estas escuelas. Denunciaba la injusticia a través de metáforas", argumenta.

Hoy que se ven imágenes tan explícitas y crudas sobre la violencia, que lo único que provocan es que la gente se vuelva indiferente, el trabajo de Kati Horna es importante porque ella denunciaba lo que pasaba de manera respetuosa, simbólica, a través de metáforas personales, explica.